La Diputación de Pontevedra ha dado “luz verde” a la ejecución de las obras de mejora de la carretera EP1005 entre O Viso e Igrexario, en la parroquia de O Hío. Un “esperadísimo proyecto” que la respuesta a una “demanda histórica” del vecindario, canalizada a través de las instituciones, presupuestada en más de un millón de euros y cuyas obras “podrán comenzar este mismo año”, anuncian. El Concello de Cangas, que realizó las gestiones con los propietarios de fincas colindantes para concretar su cesión y posibilitar el ensanche de la vía, también aporta una partida económica para este fin.

La actuación se extenderá en un tramo de alrededor de un kilómetro de longitud, desde el cruce con la PO-315 hasta la iglesia de San Andrés de O Hío, para “transformarla por completo y convertirla en una carretera del siglo XXI”, con itinerario peatonal, nuevo firme y señalización, plataformas de convivencia, iluminación eficiente y sistemas de calmado de tráfico. El acondicionamiento de esta carretera cuenta con un presupuesto global de más de un millón de euros. De este importe, la Diputación de Pontevedra aportará algo más de 828.000 euros y el Concello de Cangas los 207.000 restantes, de los que 157.000 proceden del Plan Concellos que financia la institución provincial.