Los animales siempre sitúan a Moaña en el foco de la atención informativa, ya sea por los cepos ilegales en los caballos de monte como por algún caso de maltrato y compra o venta ilegal de animales exóticos. Pero más extraño es que hubiera un detenido por el robo de 12 pájaros a otro. Es la última operación de la Guardia Civil en la que detuvo a un vecino, de 38 años y con antecedentes policiales, pero cuya identidad no se facilita, como presunto autor del robo de diez jilgueros y una pareja de canarios que habría sustraído el pasado mes de diciembre en un domicilio. Claro está que hay que saber el importe del botín, ppor encima de los 3.600 euros. Los pájaros eran codiciados para un presunto ladrón que se puso totalmente al descuberito cuando ofreció el botín para vender los animales por Internet.

Las investigaciones, realizadas por efectivos del Puesto de la Guardia Civil de Moaña, tal y como señala la Benemérita, se iniciaron cuando el dueño de los animales denuncia que le habían sustraído los pájaros que tenía en su domicilio. Se trata de cinco parejas de jilgueros “mayor”, valorados en 3.580 euros y una pareja de canarios de factor rojo, valorados en 60 euros.

Según las averiguaciones realizadas se pudo determinar que el presunto autor tuvo que forzar un portal de acceso a la vivienda para llegar a la estancia donde se encontraban los pájaros.

El intercambio de uno de los pájaros, cuya venta se había anunciado a través de un portal de anuncios de Internet, fue determinante para la identificación del presunto autor del robo.

Esta persona fue detenida como supuesto autor de un delito de robo y, a pesar de que se acogió al derecho de no prestar declaración en sede policial, hizo entrega de los pájaros sustraídos a su propietario, excepto uno que había fallecido.