Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

O ROMPEOLAS

Una hostelería castigada en exceso.

Una hostelería castigada en exceso. | G.N.

Una hostelería castigada en exceso. | G.N.

La imagen es el sentimiento de una hostelería castigada en exceso por la pandemia del COVID-19 debido a las numerosas restricciones horarias y de aforo, obligaciones de limpieza y de distancia. Muchos están arrojando la toalla y dicen que ya no pueden más. Necesitamos a nuestra hostelería y esperemos poder estar con y en ella en poco tiempo.

Las contemplaciones y las prohibiciones 

Anda por las redes un “conto” que tiene distraída a la población. Se quejan del hecho de que en Cangas se pudo celebrar el desembarco turco, pero en Aldán no habrá ni Danza ni tampoco carnavales, como tampoco en O Hío. Los que lo dicen se quejan de agravio comparativo y muy bien podría haber en ello también algún componente de causa política. Pero no le falta razón. Aunque habría que matizar muchas cosas. Eran otros momentos epidemiológicos. Como lo eran cuando el COVID-19 ya estaba en Madrid haciendo de las suyas en el entroido de O Hío se reunían en el primer dia de marcha 7.000 personas., respirando el mismo aire y bebiendo de la misma botella, por decir algo. En aquel momento éramos ignorantes de la maldición.

Cangas visita Fornelos

Me comentaba ayer un amigo que una de las cosas que podían hacer los cangueses era visitar Fornelos de Montes, que al igual que Cangas son los únicos concellos de la provincia a los que se puede acudir dado su igual rastro de contagio. Es decir, los cangueses se podrían dar un baño de interior y los habitantes de Fornelos cambiar la caña de pesca de río por la de mar.

Compartir el artículo

stats