Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un patrimonio paisajístico para explorar andando

Visita de ayer al “Trono da Raíña”, con impresionantes vistas sobre las rías de Vigo y Aldán, con Illas Cíes y Ons en el horizonte

Visita de ayer al “Trono da Raíña”, con impresionantes vistas sobre las rías de Vigo y Aldán, con Illas Cíes y Ons en el horizonte G.N.

Desde la Serra da Madalena hasta la Costa de Soavela, desde los montes de Varalonga y O Castelo hasta los de Coiro, las parroquias de Cangas albergan un rico patrimonio natural y paisajístico que el Concello está poniendo en valor a través de rutas de senderismo de pequeño o mediano recorrido y aptas para casi todos los públicos. El acondicionamiento del terreno y la señalización acometidos en los últimos meses por la empresa Árbore Arqueoloxía, por encargo municipal, supone un motivo añadido que invita a conocerlos, más aún con la pandemia azotando y la primavera a las puertas.

La comitiva encabezada por la concejala de Turismo e Servizos, Aurora Prieto, llegaba a la cumbre del “trono da Raíña”, próximo al mojón de deslinde entre las parroquias de Aldán y Darbo para contemplar una panorámica espectacular de las rías de Vigo y Pontevedra, que sorprende incluso a los habituales del senderismo por los montes de O Morrazo. Es uno de los múltiples puntos de interés de una ruta circular por la Serra da Madalena, con 9,4 kilómetros de longitud y dificultad moderada, que acaban de acondicionar los trabajadores de Árbore Arqueoloxía y de la escuela taller Granxa da Rúa que forman parte de los cinco nuevos trayectos de un plan del Concello para poner en valor y promocionar este riqueza natural que solo precisa de senderos para llegar a ella.

El Castro de Leboreiro o los petroglifos de As Abelaires, en el entorno de A Portela, la Fonte da Ola o el ya referido Trono da Raíña son elementos destacados que acrecientan el interés por una ruta de flora y fauna variadas, salpicada de miradores hacia los cuatro puntos cardinales que el paisaje, por sí solo, ya justificaría con creces, más aún con el tiempo despejado como el de estos días. Los promotores de la actuación anuncian que habrá, “a muy corto plazo”, folletos informativos para facilitar las visitas.

Al sendero de Serra da Madalena se suman otros cuatro de reciente intervención, repartidos por todo el territorio municipal de Cangas. El más largo de ellos es el de Costa da Vela, en la parroquia de O Hío, con algo más de 11 kilómetros de recorrido circular y puntos de interés como el valioso y famoso cruceiro que forma parte del conjunto histórico artístico del Igrexario de San Andrés, un obrador para trabajar el lino y varias piedras con formas curiosas, como las denominadas Pedra do Indio y Pedra Furada, el recinto de Pouso da Serra, donde ahora pastan los rebaños de cabras que se encargan de limpiar los montes y prevenir incendios, además de ser una actividad económica que genera empleo y riqueza, o los miradores de Outeiro Batente o A Cacheira, siempre con la Costa de Soavela dibujando el horizonte.

Responsables municipales y de Árbore Arqueoloxía G.N.

El siguiente sendero en extensión es el que se adentra en los montes de Coiro a través de nueve kilómetros de recorrido y con la iglesia barroca de San Salvador, la Pedra da Hedra, el Monte do Cine, la Pedra de San Gregorio o el mirador de Monte Pequeno como algunos de los lugares de parada obligada. Es el único tramo de los cinco recientemente acondicionados por iniciativa del Concello en el que la actuación no ha terminado, según señala Benito Vilas, de la cooperativa Árbore Arqueoloxía, aunque apunta que solo está pendiente de concluir la señalización e inclusión en la web de Wikiloc, donde pueden ser descargados, así como el la página del Concello de Cangas, www.cangas.gal, con la información complementaria.

Completan la reciente actuación municipal los senderos de Varalonga y Monte Castelo, ambos en la parroquia de Darbo. El primero es el de más corto recorrido, apenas tres kilómetros, y cuenta entre sus puntos de interés con el área de recreo acondicionada en el entorno del antiguo vertedero, la Pedra do Boudañido o el antiguo marco divisorio entre Darbo y Aldán. El de Monte Castelo tiene casi el doble de longitud (5,6 kilómetros) y paradas obligadas en la capilla de San Roque, la Pedra do Elefante, el área recreativa de Balcón do Rei o el mirador de Castelo.

Antiguo mojón que delimita las parroquias de Darbo y Aldán G.N.

Los cinco nuevos senderos se suman a los que ya existían, como la senda costera entre Cangas y Donón, y el Sendeiro Azul entre Cabo Home, Donón y Monte do Facho, según destacan el alcalde. Xosé Manuel Pazos, y la concejala de Servizos e Turismo, Aurora Prieto, que ayer realizó una visita por algunos de los tramos ya acondicionados. También inciden en la existencia de una nutrida red de caminos y pistas que, aunque sin señalizar, fueron usadas por el vecindario para comunicarse entre aldeas y lugares e “invitan a ser caminarlas”. Esta apuesta por recuperar trazados y poner en valor tan rico patrimonio con la saludable práctica del senderismo cuenta con la colaboración de las comunidades de montes de O Hío, Coiro y Darbo, y la Escola Obradoiro Granxa da Rúa.

Alternativas para desestacionalizar el turismo

El alcalde destaca los cometidos de “desestacionalizar” el turismo y de reactivar la economía con actividades alternativas entre los objetivos de esta iniciativa de la Concellería de Turismo, de cuya titular destaca el “gran trabajo” que está realizando en las áreas de su competencia y de la que se siente “superorgulloso”. Invitó a la ciudadanía a conocer y disfrutar del monte a través de estos senderos, que cobran más valor, dice, en tiempos de pandemia y necesidad de esparcimiento alejado de las multitudes. Con este proyecto, añade Xosé Manuel Pazos, se pone al alcance de la gran mayoría “un patrimonio natural y atractivo turístico de primer orden y hasta ahora casi oculto”.

Compartir el artículo

stats