La Policía Local de Cangas volvió ayer a la pasarela que en la zona de A Rúa atraviesa el acceso al corredor de O Morrazo con el fin de aumentar las medidas de seguridad sobre esta instalación cuyo estado fue calificado de peligroso en un informe municipal que se remitió a la Consellería de Infraestruturas.

Los agentes colocaron esta vez unas vallas para delimitar la zona de la pasarela que más peligro ofrece porque hay un hueco en la misma. La actuación de la Policía Local es consecuencia de la petición de la concejala de Educación, Ingrid Loredana, ante la preocupación de los profesores y ANPA del centro escolar que hay en la zona y que recibe el mismo nombre. La ANPA incluso había propuesto la posibilidad de que los niños, en vez de por encima de la pasarela, circulasen por la vía y bajo la supervisión de la Policía Local de Cangas. Al final se optó por la primera opción. Aunque hay que recordar que el paso elevado de A Rúa es competencia de la Xunta, no del Concello.