Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La comarca cerró 2020 con una temperatura media de 16º C y fue el año más cálido desde 1995

Contrasta con este inicio de 2021 marcado por la ola de frío | Aunque con 4 grados, ayer la sensación fue de más frío por el viento del norte

Un grupo de tres personas paseando ayer por Rodeira con ropas de abrigo por el frío. |   // SANTOS ÁLVAREZ

Un grupo de tres personas paseando ayer por Rodeira con ropas de abrigo por el frío. | // SANTOS ÁLVAREZ

Con media España afectada por las nevadas por la borrasca Filomena, los copos no han llegado a caer en O Morrazo, pero ayer volvió a vivir una jornada de mucho frío. Aunque los termómetros marcaron más grados, 4 ºC de mínima frente al 1ºC bajo cero del martes, pero la sensación térmica, pese al sol, fue de mucho frío debido al fuerte viento del norte,.

Estos primeros días de 2021 contrastan con el balance del año 2020 que resultó térmicamente “anómalo”, según manifiesta el observador de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) en Cangas, Luis Pérez, en cuyo domicilio de San Roque tiene en funcionamiento una estación, en uso desde hace 34 años, cuando la puso en marcha su madre, y que es la única de la AEMET en O Morrazo.

En el balance meteorológico de 2020, Luis Pérez asegura que las mínimas de todo el año fueron por encima de lo normal y las máximas experimentaron un comportamiento irregular, poco habitual. “El resultado fue una temperatura media elevada e irregular, Nunca tuvimos un año térmicamente tan tolo”.

Según la gráfica elaborada por el observador de la AEMET, con una serie de referencia desde 1987, la temperatura media de 2020, recogida en su estación de Cangas, fue de 16 ºC. En estos últimos 33 años, la más alta se registró en 1995, con 16,2. El valor mínimo de la serie se registró en el año 2000 con 14,4. La temperatura media de las mínimas arrojadatos para valorar el año 2020 como “extremadamente cálido”, según analiza Luis Përez, con una media de 12,4ºC. Es el valor máximo de esta serie de 33 años, mientras que el valor mínimo en estas tres últimas décadas ha sido de 9,3ºC en 1992.

Por lo que respecta a la temperatura mínima absoluta, en 2020 fue de 3,5, marcando también el valor máximo de la serie. Fue la temperatura mínima más alta de los últimos 33 años. El año que más bajaron los termómetros fue 2005con 3,5 grados bajo cero. Ese año se registró una ola de frío entre el 28 de febrero y el 2 de marzo, llegando el mercurio a esos -3,5 grados en la mañana del 28 de febrero.

En cuanto a la temperatura media de las máximas, el valor del año pasado fue de 19,7, sin llegar al caluroso año de 1995 que en esta serie de las últimas tres décadas, lidera con una media de 21,4. El valor mínimo de la serie está en el año 2012, con 18,9ºC.

Pese a haber sido un año cálido, en 2020, Cangas no alcanzó la temperatura máxima absoluta de la serie. Registró 35,5ºC. frente a los 37,5ºC de 2013. El año con menos temperatura máxima de la serie de referencia desde 1987, es el 2007, con 32ºC.

Diciembre fue el segundo más lluvioso en 30 años

Este mes de enero, que ha empezado frío pero seco, contrasta también con el de diciembre de 2020, que según recoge Luis Pérez en su balance del año, fue el segundo mes de diciembre más lluvioso de los últimos treinta años en Cangas. Desde 1991, el mes de diciembre que aparece más lluvioso fue el del 2000, con 425 litros/m2, y le sigue este último diciembre de 2020, con unos 375 l/m2. En su análisis del año pasado, el observador de la AEMET en Cangas señala que la precipitación fue un 8% superior a la media histórica. Los meses más húmedos de lo normal fueron abril, agosto y diciembre. Por contra, mayo, julio y noviembre destacaron por ser bastante más secos de lo habitual. El inicio más frío del año puede hacer cambiar la tendencia de la última década, en la que las temperaturas medias subieron, mientras que las máximas bajaron. Luis Pérez señala que quien tira de la media para arriba son las mínimas, ya que hay “una clara tendencia alcista”. Los datos en esta década es que se están suavizando las temperaturas nocturnas, aunque esta ola de frío puede invertir la tendencia.

Compartir el artículo

stats