La vendedora de Rozabales (izda., arriba), ayer con clientes del estanco. | // SANTOS ÁLVAREZ

El segundo premio que correspondió al número 03436, dotado con 75.000 euros al décimo, ha caído en Cangas, concretamente en la parroquia de Aldán. Fue en el estanco Rozabales, cuya propietaria Chelo Millán comentó, emocionada, que “es una alegría que no te puedes imaginar, todo el que vende loterías cuando das un premio es una felicidad absoluta”. Este despacho ya sabe lo que es repartir suerte entre sus vecinos, no en vano, allí se selló un boleto de la Bonoloto, premiado con dos millones de euros, en 2016. El número tiene su historia. Fue elegido por ella y el comprador tras un largo rato buscando un número “bonito” . Afirma Chelo Millán que buscaban un número bajito, con un cero y un tres. Tras mucho buscar se optó por el que obtuvo ayer el segundo premio. El comprador no lo buscaba para él, sino para familiares suyos. La suerte esta vez cogió por sorpresa a Chelo Millán. En el sorteo de Navidad lo tenía preparado todo por si tocaba, pero la suerte fue esquiva. En este no se encontraba ni siquiera en el estanco. Estaba en casa de su madre y ni vio el sorteo en directo. Estaba convencida de que no iba a tocar nada. Pero la suerte le llevó la contraria, esta vez para bien. Ella es lo que se denomina receptores mixtos, que vende décimos azules. Chelo Millán asegura que las ventas en este periodo navideño de lotería nacional se incrementaron en su estanco en un 40% más.

A pocos kilómetros de Aldán, en el concello de Moaña, también cayó la suerte de ‘El Niño’, esta vez con el tercer premio, dotado con 25.000 euros al décimo que recayó en el número 05587, concretamente en el bar Pósito, en la calle Concepción Arenal. Ya en julio de 2015, su local repartió un mega premio de 41 millones de euros en el Euromillón. Respecto al tercer premio de ‘El Niño’ de este día de Reyes, tiene constancia de que al menos vendió un décimo con un premio de 25.000 euros.