Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Bueu fijará en 25 euros la matrícula de la piscina y en 26,95 el abono individual

Interior de la piscina de Bueu el día de su inauguración oficial. |   // SANTOS ÁLVAREZ

Interior de la piscina de Bueu el día de su inauguración oficial. | // SANTOS ÁLVAREZ

Una matrícula de 25 euros, un abono individual que se sitúa en los 26,95 euros y una entrada general para los no abonados que costaría 5,95. Estos son algunos de los precios que el Concello de Bueu ha fijado para el uso de la piscina municipal, tal y como se recogen en una ordenanza fiscal que ya ha entrado por Registro de cara al inicio del procedimiento administrativo que debe desembocar en la contratación de una empresa para que gestione la infraestructura. Junto a la ordenanza fiscal el gobierno local también ha presentando el reglamento de uso de las instalaciones y la justificación del modelo de gestión escogido, el contrato de servicios. Todos ellos deberán recibir ahora el visto bueno de los técnicos de Secretaría e Intervención.

La ordenanza fiscal recoge alguna modificación con respecto al borrador inicial. La matrícula sube ligeramente para situarse en los 25 euros, y se mantienen los ocho modelos de abonos. El individual costará 26,95 euros, pero también se contemplan abonos familiares. Los de dos miembros costarán 34,95 euros, los de tres se irán a los 40,95 euros y los de cuatro se sitúan en los 46,95 euros. Asimismo se lanzará un abono para jóvenes de menos de 21 años con un coste de 20,95 euros al mes, mientras que el de la tercera edad (para mayores de 64 años) es de 22,95. Por último habrá un abono para personas de movilidad reducida con un precio de 20,95 euros y otro de verano orientado a turistas y visitantes estivales con un coste de 35 euros al mes.

Las entradas también se han ajustado, con 5,95 euros la general y 3,95 euros la general reducida. En cuanto a los cursos programados las tarifas que se han fijado son de 14,90 para los de bebés (un día a la semana 30 minutos); 24,90 los de premamá (dos días a la semana 30 minutos); 20,95 los de iniciación o perfeccionamiento (dos días 45 minutos); 29 euros el intensivo de verano (tres días 45 minutos); y 10,10 euros el escolar (dos días 45 minutos).

Por otra parte, también está finalizado y solo pendiente del visto bueno de los técnicos el reglamento de régimen interno de la piscina. En él se fijan, entre otras cuestiones, los horarios de una instalación que abrirá de lunes a viernes de 7 a 14.30 y de 16.30 a 22.30 horas, y los sábados de 9 a 14 horas. Los días 5 de enero, 24 y 31 de diciembre se cerrará a las 14.30 horas, mientras que las instalaciones estarán cerradas el 1 y 6 de enero, el 25 de julio, el 15 de agosto y el 25 de diciembre. Asimismo, se establecen unas reglas básicas de comportamiento que incluyen, entre otras cuestiones, la prohibición de fumar en todo el recinto o el uso de calzado y vestimenta adecuados.

En paralelo continúan las gestiones para lograr el alta de la piscina. El concello cuenta ya con la preaprobación de la comercializadora del gas y cuenta con tener ese alta la próxima semana, por lo que solo restaría la prueba final de la caldera y que el técnico municipal dé el visto bueno para poder realizar la recepción de la obra. A partir de ahí quedaría darla de alta en el registro de piscinas y obtener la autorización de la Consellería de Sanidade. En las próximas semanas se trabajará ya con vistas a esa licitación de un contrato menor para la apertura provisional gratuita de la piscina.

Juncal defiende un modelo que deja el control en manos del concello

Uno de los documentos que ya se ha registrado es el que hace referencia al sistema de gestión elegido para las nuevas instalaciones. El concello ha apostado por un modelo de contrato de servicios “que nos permite tener el control absoluto”, más allá de que el diseño y desarrollo de las actividades quede a cargo de la empresa, según apunta el alcalde de Bueu, Félix Juncal. El regidor admite que la opción escogida “es algo menos favorable económicamente” pero sí resulta la “más favorable en esta etapa de experiencia en el que el concello no cuenta ni con la estructura ni con el personal para desarrollar esta actividad”. “Es un modelo que cumple con nuestras preferencias de mantener el control de los servicios públicos”, sentencia. Pero Juncal recuerda también que la puesta en marcha de un nuevo servicio público “supone una apuesta decidida por la salud y el bienestar popular” y que en este sentido la rentabilidad económica siempre quedará en un segundo plano. “Hasta en la empresa privada en los primeros años de funcionamiento de una infraestructura de esta índole los ingresos no compensan los gastos de explotación”, señala, antes de añadir que “si esto se entiende en el sector privado, cuánto más en un concello, que quiere invertir en salud y calidad de vida”. Eso sí, subraya que la apuesta realizada “seguro que será exitosa”, además de recordar que el concello puede asumir actuaciones de este tipo gracias a su “saneada situación económica, fruto del trabajo de todos estos años”.

Compartir el artículo

stats