Recepción en el Concello.

La Navidad de Moaña sigue siendo mágica para los más pequeños, a pesar de la pandemia. Si la tarde de Nochebuena Papá Noel recorrió todos los barrios y parroquias del municipio en un coche clásico, ayer le tocó el turno a O Apalpador, que por quinto año consecutivo se deja caer por Moaña para dar consejos a los pequeños de la villa y divertirles con músicas y bailes.

Acompañado de un acordeón y una saxofonista, al mediodía O Apalpador llegó a la Casa do Concello, en donde fue recibido por la alcaldesa, Leticia Santos, y varios concejales. Llegó acompañado de música y lanzó proclamas a favor de mantener una dieta equilibrada y de que los pequeños coman verduras.

Partió después al centro de Moaña recorriendo la Alameda hasta llegar al entorno de la Praza de Abastos, acompañado nuevamente de música y cantando “Xa chegou o Apalpador”. Incluso se atrevió a tocar la pandereta. En el punto de llegada se concentraron varios pequeños y padres, que después subieron al Palco da Música para bailar y escuchar historias mientras se refugiaban de la lluvia.