Vigo, Madrid, Nigrán, Málaga, Poio, Colombia, Cuntis, Salceda de Caselas, Cantabria, Bueu... Son los lugares de empadronamiento de algunas de las personas identificadas ayer por la Policía Local de Cangas en sendos controles aleatorios realizados en el cruce del Igrexario de O Hío y del núcleo de Donón para supervisar el cumplimiento de la normativa anti-COVID, en particular la que obliga a respetar el confinamiento del municipio y evitar la entrada de personas foráneas y el riesgo de transmisión de contagios. A partir del mediodía, y en poco más de una hora, los agentes detectaron y denunciaron a cerca de una veintena de personas infringiendo el protocolo sanitario, lo que acarrea multas de entre 90 y 600 euros, en función de la gravedad y de la reincidencia. La Policía mantendrá los controles en diversos puntos del municipio, sin previo aviso, y hace un llamamiento a la “responsabilidad de la ciudadanía” para evitar que la situación generada por la pandemia empeore en plenas fechas navideñas.

Los funcionarios policiales ordenaron parar a los conductores de los coches que se dirigían a zonas del litoral de la parroquia de O Hío. Uno de los controles se estableció en el cruce de Igrexario, por donde circulan los vehículos que van hacia segundas residencias o playas orientadas a la ría de Aldán, así como hacia la costa de Soavela, mayoritariamente en el entorno de la Caracola de Donón, atraídos por la belleza del entorno y el buen tiempo reinante. La gran mayoría de los ocupantes identificados tienen su residencia en Cangas, pero una minoría, “en torno al diez por ciento, o incluso menos”, según fuentes municipales, son forasteros que no están autorizados a visitar Cangas con las actuales restricciones de movilidad. Entre los motivos esgrimidos a los agentes están el desconocimiento de la normativa que rige en cada municipio o el acompañamiento a otras personas con las que viajan y desconocen con exactitud las lindes de cada concello.

Pescadores portugueses

En los últimos días también fueron detectadas varias personas procedentes de localidades de Portugal que acuden con cierta frecuencia a pescar en la costa de Cangas y Bueu sobre todo de O Hío, Aldán y el litoral de Cabo Udra, en Beluso. Los agentes identificaron ayer a tres de ellos e instruyen denuncias por saltarse el confinamiento.

La residencia de Aldán ya contacta con familiares para la vacunación contra el COVID

La residencia de mayores de Aldán, de la empresa DomusVI, está contactando con familiares de los usuarios para solicitar su autorización de cara a la vacunación contra el COVID-19. Los usuarios de este geriátrico, ubicado en el barrio de Herbello, serán las primeras personas en O Morrazo que se vacunen contra la pandemia. La inmensa mayoría de familiares se muestran partidarios de que la vacunación a estos usuarios empiece lo antes posible. En principio comenzará la semana que arranca mañana. Desde el centro les advirtieron, de todas formas, de que pese a la vacunación de momento se mantendrán las restricciones con distancia social y solo una visita por usuario a la semana.

El PP de Cangas pide eximir de tasas a hosteleros

Aprobar una exención de la tasa por instalación de mesas y sillas para los negocios de hostelería de Cangas en el ejercicio 2021, establecer una rebaja en la factura del agua mientras dure el estado de alarma para las actividades que sean beneficiarias de la exención en el canon del agua que aplica la Xunta a los establecimientos afectados por la pandemia y trasladar a la Mancomunidade do Morrazo la petición de que se mantenga la exención de la tasa de recogida de residuos para el sector de la hostelería mientras se mantenga la crisis sanitaria. Son los tres puntos del acuerdo que propone el PP en una moción firmada por el concejal Pío Millán para su debate por la Corporación en el pleno ordinario de enero.

Un sector muy afectado tras diez meses de crisis

Los populares argumentan que el sector hostelero es uno de los que más sufren las consecuencias del COVID-19, pues su actividad ha mermado de forma considerable y urgen medidas para reactivarla. Otras administraciones ya lo están haciendo, señala Millán, y pone como ejemplo la exención aplicable al canon del agua que “perdonará” la Xunta a restaurantes, salones de banquetes, cafeterías y bares. “Consideramos que el Concello debe realizar un esfuerzo y ayudar a un sector que se ha visto muy perjudicado después de diez meses de pandemia, y cuyos efectos negativos durarán, posiblemente, unos cuantos meses más”, recalcan desde el PP.