Grandes firmas de alimentación como Mercadona, Gadis, Eroski, Burger King o Macdonalds, además de marcas de ferretería y menaje, han mostrado su interés a la sociedad impulsora de la modificación puntual de A Rúa, en Cangas, Amgecabe, del grupo local empresarial Iglesias,para ubicarse en este futuro suelo de uso terciario. El concejal de Urbanismo, Eugenio González (PSOE), ya intentó llevar hace más de un mes al pleno esta modificación que, al final se retiró, y sigue en los despachos, pendiente de un acuerdo de mayoría con los grupos políticos. La actuación, con una superficie de 35.000 metros en el margen derecho del vial de enlace a la autovía do Morrazo en A Rúa, reserva 11.500 metros para uso terciario (oficinas, comercial o en último caso hotelero) y otorgaría al Concello una cesión de 7.000 metros cuadrados para dotaciones públicas. Es ahí en donde el Concello baraja ubicar el futuro centro sanitario, ya sea Centro Integral de Salud (CIS) o Centro de Alta Resolución (CAR).

Las bondades de esta modificación del plan municipal son muchas tal y como defiende Roberto López, socio director del despacho Urben, de A Coruña, que asesora a Amgecabe. Como toda modificación, están basadas en el interés público. Además de esta cesión para equipamiento público, la actuación contempla otras cesiones que califica de “reseñables” como el hecho de ganar más de 8.000 metros de zonas verdes.

Una de las cuestiones importantes en las que basan la defensa de este proyecto es la medioambiental. Diseña un corredor verde o ecológico, de 15 metros de ancho con un vial de servicio, en el frente del ámbito que da al vial de enlace a la Autovía do Morrazo, y que incluye una senda peatonal hasta el aparcamiento de A Rúa que se conecta con la senda en torno al río y continúa hacia el norte. También pone en valor la carballeira de Franco que, aunque no está dentro del mismo ámbito, sí lo limita y se integra dentro de las nuevas zonas verdes con los caminos públicos existentes y su conexión con los itinerarios peatonales planificados. Son caminos de titularidad municipal, explica Roberto López, “que se cortaron con los desarrollos de las infraestructuras viarias del entorno y que con esta actuación recuperarían su uso”.

Además de la cuestión ambiental, destaca como importante la parte de la movilidad y accesibilidad, con la mejora de las infraestructuras de comunicación existentes. En la parte norte existen equipamientos públicos como el colegio y las instalaciones del Grupo Municipal de Emerxencias, pero los accesos son “muy deficientes”. Se plantea una reforma del acceso al núcleo de A Pedreira con más anchura y la apertura de una plaza longitudinal, que también va a permitir el acceso a esa nueva parcela de 7.000 metros cuadrados, de cesión al Concello para equipamientos públicos.

Respecto a la superficie de la cesión, el proyecto contempla en una segunda actuación y por si fuera necesario, la ampliación en unos 13.000 metros, de tal forma que se podrían llegar a los 20.000 metros cuadrados.

Contratación de 150 empleos en el municipio

Detrás de la modificación puntual de A Rúa no solo hay un proyecto urbanístico. Roberto López asegura que los porcentajes de las cesiones de uso público son muy superiores a los habituales y en relación a la parcela lucrativa, - 11.500 metros cuadrados de uso terciario (oficinas, comercial, incluso hotelero). La instalación comercial generaría unos 150 empleos directos, según Amgecabe que condiciona la disponibilidad del espacio a la contratación preferencial por parte de los operadores, de personas de Cangas. Además de los empleos directos, se habla también de un número indeterminado de empleos indirectos.

13.000 metros más de cesión al Concello

Respecto a la superficie de la parcela que se contempla como cesión al Concello para equipamiento dotaciones, de 7.000 metros, y sobre la posibilidad de que se pueda ampliar en 13.000 más, Amgecabe lo deja para una segunda fase porque considera que a día de hoy no existe la necesidad de la ampliación, por lo que no habría justificación para afectar a todo ese suelo, para algo que no se va a ejecutar. “Para esta primera fase se considera suficiente esa parcela de 7.000 metros y en el día de mañana, cuando se valore la posibilidad de ampliar, se puede hacer porque hay disponibilidad y hay herramientras, con otra modificación o como fuera”. Para Roberto Pérez, asesor de Amgecabe, esta modificación tiene un interés “real” para Cangas y reúne todos los boletos para que pueda salir adelante, ya que da respuesta a una necesidad del Concello de Cangas de falta de suelo de uso terciario. “Se mire por donde se mire, la modificación es redonda”. Insiste también en el hecho de que el proyecto sigue criterios de sostenibilidad, correspondientes a un estándar de certificación nacional.