Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Corredoiras descarta el Trail de Cela y se centrará en organizar la Volta a Ons

La incertidumbre sanitaria y los cierres perimetrales impulsan la decisión del club buenense | La idea es recuperar la carrera el archipiélago a principios del mes de abril

Corredores en una edición anterior del Trail de Cela. | // GONZALO NÚÑEZ

El regreso de las grandes competiciones atléticas en la comarca tendrá que esperar unos meses más. El Clube Corredoiras de Bueu ha descartado la organización del Trail de Cela, que se celebra habitualmente a mediados del mes de enero, y fija su nuevo objetivo en intentar poner en marcha una nueva edición de la Volta á Illa de Ons después de dos años sin poder disputarse. La situación sanitaria actual, en plena segunda ola del coronavirus, ha aconsejado suspender la prueba y aparcar la idea de retomar la actividad simbólicamente con la que fue última cita atlética en Bueu antes de que estallase la pandemia.

Las razones de la entidad deportiva obedecen principalmente a la intención de evitar cualquier posibilidad de contagio, algo que empañaría la imagen de una prueba modélica. A esto se une la incertidumbre sobre la participación, toda vez que ahora mismo hay varios concellos con cierre perimetral, lo que impediría la presencia de corredores foráneos. Es más, entre ellos están justo los limítrofes con Bueu como Cangas, Moaña y Marín. Asimismo, este cierre perimetral podría obligar a variar el recorrido de la carrera, que se adentra tanto en Cangas (montes de Coiro) como en Moaña (A Paralaia). “Hay demasiada incertidumbre y no sabemos cómo puede quedar la situación después de las Navidades”, afirma Ricardo Verde, presidente del Corredoiras.

Así las cosas, la mirada está puesta ahora en la Volta á Illa de Ons, una prueba que en apenas un puñado de ediciones se ha convertido en emblema del club y en una cita esperada por corredores no solo de la comunidad autónoma sino de otros puntos de España. El interés del club es máximo después de haber tenido que suspender la carrera en 2019 por la obligación de cambiar de fecha impuesta por Parques Nacionales para no coincidir con el periodo de puesta de las aves, y la de 2020 por la Covid-19.

“La prueba ya está dentro del calendario y el año pasado estaba todo encarrilado, así que supongo que no tendremos ningún problema para organizarla”, señala Verde. La idea del club es comenzar a trabajar a principios de 2021, comenzando por la solicitud de todos los permisos necesarios para desarrollar esta prueba. La fecha que se baraja es principios de abril, toda vez que mayo está descartado al coincidir con la puesta de las aves que anidan en la isla.

Lo que no ha variado un ápice es el interés de los corredores. “Muchos nos siguen preguntando por esta prueba, porque hay gente que reserva los días para venir a correrla”, señala Verde, que añade que “por falta de demanda no va a ser”. La participación, salvo que desde Parques se indique lo contrario, estará en 275 atletas y el Corredoiras no intentará ampliar la cifra.

Compartir el artículo

stats