Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Sergas empieza el jueves un cribado masivo en Moaña detrás de la plaza de abastos

Incluye a la población de 15 a 70 años con un test de saliva y a partir de esa edad, con una PCR | Las restricciones horarias y el mal tiempo disuaden a la hostelería en su reapertura parcial

Clientes cobijados, ayer, bajo el toldo de la terraza de una cafetería en la calle As Barxas, frente al consistorio de Moaña.

Clientes cobijados, ayer, bajo el toldo de la terraza de una cafetería en la calle As Barxas, frente al consistorio de Moaña.

Mesas en las terrazas de los establecimientos de la Praza do Arco, en Cangas | // G.N.

La alcaldesa de Moaña y técnicos de “Galaria”.

Preparando comida para recoger en una tapería de Cangas.

La población de Moaña mayor de 15 años y con médico en el municipio, será sometida a un cribado masivo para detectar casos de COVID-19, que se desarrollará la próxima semana, entre el jueves 10 y el martes 15, mediante el sistema de Covid-auto, en la parte trasera de la plaza de abastos, en donde se establecerán seis unidades de test. Así se lo confirmó el conselleiro de Sanidad, Javier García Comesaña, y la directora de la empresa responsable “Galaria”, Rocío Mosquera, a la alcaldesa, Leticia Santos. A la población de 15 a 70 años de edad, el cribado consistirá en un test de saliva y a la población de 70 años en adelante se le realizará PCR (bastoncillo por la nariz), tal y como señala la alcaldesa en base a la confirmación del Sergas. Está pendiente de verificar cómo se realizará el test de saliva, aunque lo que le trasladó el conselleiro es que se podría realizar por autotestado, entregando un bote a los vecinos para que recojan la primera saliva de la mañana y después lo entreguen en el punto establecido.

La realización de este cribado masivo ya la había anunciado el Sergas la semana pasada, en la habitual reunión telemática, a los regidores de Moaña y de Cangas, en donde los contagios por COVID seguían en aumento. Cangas lleva desde el día 4 de noviembre con cierre perimetral y Moaña desde las doce de la noche del jueves 26 al haber llegado a más de un centenar de positivos. En el mapa de ayer de coronavirus del Sergas, Cangas aparecía con 51 casos, dos menos que la jornada anterior; y Moaña bajó de 60 a 56. Sin embargo ayer en Moaña se incrementaron los contagios, de 3 del día anterior a 10. En Cangas, el cribado comenzó con el personal de Axuda no Fogar.

Visita a la explanada

Por la tarde, la alcaldesa de Moaña se desplazó con técnicos de Galaria a la parte trasera de la plaza para organizar toda la logística del cribado, que obligará a suspender el mercadillo del sábado 12. Se acordó esta explanada porque tiene espacio suficiente para que la gente llegue en coche y se haga la prueba sin tener que bajarse del vehículo. Serán seis unidades de test que se colocarían identificadas y citan a la gente por cada unidad. Desde el Concello facilitarán vallas, supervisión de la Policía y el alto de la plaza para que el personal utilice los aseos y se pueda cambiar.

La hostelería

Por otra parte, la reapertura parcial de la hostelería en Cangas y Moaña pasó ayer “con más pena que gloria”, en palabras del único cliente que permanecía a mediodía en la terraza de un local moañés donde llevaba “una hora y pico” tomando dos cafés y leyendo el periódico “sin nadie más” que la camera, en el interior del establecimiento. Con restricciones horarias, hasta las cinco de la tarde, y de espacio, ya que solo se puede consumir en las terrazas hasta una ocupación máxima del 50% del aforo, las inclemencias meteorológicas pusieron la guinda para que la actividad hostelera fuera casi imperceptible en zonas como O Rosal, el entorno del consistorio en As Barxas y A Xunqueira o los alrededores de la rotonda de Salitre, y solo alrededor de la plaza de abastos se registró más movimiento, en cafeterías veteranas como el Pósito o la Orensana. En Cangas, con menos restricciones de aforo, más flexibilidad y más locales abiertos, la actividad fue algo superior, aunque “bastante menos que un viernes normal”, según apuntan desde el sector.

Los bares en Moaña no llegaron a cumplir una semana de cierre, por lo que “el mono aún es llevadero”, bromeaba una pareja en el bajo de la cofradía moañesa, donde compartía cerveza con otras dos personas, “porque no podemos estar más, es lo máximo que dejan por cada grupo”. Y referían que son muchos los locales que optan por seguir cerrados o sirviendo solo para llevar porque “no les compensa” la ganancia con los gastos de personal y consumo eléctrico, por lo que prefieren esperar a que las restricciones aflojen. La villa moañesa se mantiene entre los municipios con máximas restricciones, con una incidencia de contagios de más de 250 positivos registrados por 100.000 habitantes en las dos últimas semanas.

En Cangas, con nivel medio-alto de incidencia –ha registrado entre 150 y 250 contagios por 100.000 habitantes en los últimos 14 días–, la hostelería puede reabrir desde ayer un 30% de sus mesas en el interior de los locales y hasta un 50% de las mesas en las terrazas, también con un máximo de cuatro personas por grupo y cierre no más allá de las cinco de la tarde. La actividad también fue desigual en el día de ayer, aunque hubo coincidencia en señalar que no tuvo “nada que ver” con la de un día habitual de comienzos de mes, de fin de semana y de mercadillo. Tanto los ambulantes como vendedores de la plaza de abastos incidieron en que tampoco ellos tuvieron un buen día, y lo achacaron al mal tiempo, que también influyó en la escasez de pescado. En el entorno, la gran mayoría de las terrazas de hostelería de Eugenio Sequeiros permanecieron cerradas, y las únicas que se mantuvieron concurridas durante la mañana fueron las del entorno del consistorio.

Los profesionales confían en que las autoridades alivien las medidas restrictivas conforme se acerquen las fechas navideñas, que aún esperan rentabilizar. “Si los sacrificios son buenos para la salud y sirven para disfrutarlo después, las penas son menos”.

Sin cambios en los centros educativos

La cifra de centros educativos de la comarca afectados por casos COVID se mantiene con respecto al día anterior. El municipio con más centros afectados es Cangas, con seis: los colegios Castrillón en Coiro; Nazaret, Espiñeira-Aldán y San Roque en Darbo. Además siguen en la lista de afectados los institutos Rodeira y María Soliño. En Moaña ya solo siguen tres centros afectados: el colegio CEIP Reibón, el Instituto As Barxas y la Escuela Infantil Dalila. Por lo que respecta a Bueu, que en el mapa de coronavirus, ayer estaba en un índice muy bajop de contagios, entre 1 y 9, siguen afectados el colegio Virxe Milagrosa y el IES Johan Carballeira.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats