El colectivo de jubilados y pensionistas de la CIG en O Morrazo volvió ayer a movilizarse en Cangas con una concentración delante del Concello, respetando las medidas de seguridad frente al COVID. Reclaman el establecimiento de políticas públicas de asistencia a las personas mayores que no estén basadas en la privatización de los servicios ni en la precariedad ni malas condiciones laborales y la escasez de personal que generan una deficiente atención a los usuarios en condiciones lamentables de mala alimentación, descontrol sanitario y contagios entre usuarios y trabajadores. Se refieren así a los estragos causados por la pandemia del COVID en las residencias privadas de mayores, ya denunciada por trabajadores, familiares y CIG desde hace años y que en esta pandemia tuvo como efectos más de 1.500 contagios, entre el personal y residentes y más de 500 fallecidos,. El colectivo reclama la creación de un Sistema Público Galego de Atención ás Persoas.