Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Bueu, un oasis para el menú del día

La hostelería registra un notable aumento de actividad a mediodía debido a los cierres de los municipios vecinos

Una camarera del Grellada recoge una ensalada para servir una mesa en el local, ayer.   | // GONZALO NÚÑEZ

Una camarera del Grellada recoge una ensalada para servir una mesa en el local, ayer. | // GONZALO NÚÑEZ

Personal del Pescador, ayer, preparando productos para servir. | // G.N.

La terraza del Estrella, en el centro de Bueu. | // GONZALO NÚÑEZ

Personal del centro de salud realizando un test de antígenos. | // C.E.

Los mapas de la Xunta de Galicia y las decisiones que adopta semanalmente el comité clínico dicen que Bueu es uno de los municipios que permanecen abiertos, sin restricciones especiales por culpa del coronavirus. Sobre el papel es cierto, pero de facto la situación es distinta. Los cierres perimetrales de Cangas, Moaña, Marín, Vigo, Pontevedra y otros municipios de los alrededores han convertido a la localidad en una especie de isla: los habitantes de las villas vecinas no pueden entrar a Bueu, salvo por alguno de los supuestos autorizados por la Xunta, y los bueueses tampoco se pueden desplazar a esos otros municipios que los rodean, a no ser que sea por causa justificada. Casi se podría decir que los vecinos de Bueu están encerrados en una especie de jaula de oro.

El comercio y, especialmente la hostelería, están notando esta paradoja. Pero han encontrado una especie aro salvavidas: el menú del día o las comidas de mediodía. Los restaurantes de Bueu se han convertido en una especie de oasis y refugio para comerciales, viajantes, repartidores, empresarios y obreros desplazados que trabajan en la zona y alrededores.

Desde algunos establecimientos de la localidad reconocen que el cierre perimetral de los municipios vecinos se nota especialmente en las noches y fines de semana. “Esta es una época del año con muchas comidas y cenas vinculadas a la navidad. Se aprovecha que hay pescados y mariscos de calidad, como la centolla, y lo normal es que las noches del fin de semana estuviésemos completos. Pero ahora durante las noches de la semana hay que cerrar porque no hay nadie y durante el fin de semana toda esa gente de Cangas, Vigo o Pontevedra no puede venir”, coinciden a explicar con diferentes matices desde establecimientos como el Estrella, Pescador o Grellada.

A cambio, lo que se nota es un mayor movimiento durante el horario de mediodía de los días laborables, de lunes a viernes. En algunos lugares, como el Entre Brasas, hay momentos en los que incluso se puede ver una cola de gente esperando para entrar. Se trata de empleados de sectores como el de la construcción o comerciales, que están trabajando fuera de sus municipios de origen, o gente que está de paso por motivos laborales y que no dispone de otro sitio donde parar a comer. “Tenemos de media unas 30 personas al día, cuando antes eran a lo mejor entre 12 y 20. Ayer [por el martes] había casi 50, entre ellas una gente de Cambados que estaban fuera por causa de trabajo y que solo podían comer en Bueu porque todos los demás municipios estaban cerrados”, cuenta Salvador López, desde el Grellada.

“Se nota que la gente que viene a mediodía está aquí por temas de trabajo y en estos momentos apenas se ven parejas. Si no fuese por ese tipo de cliente ahora mismo no tendríamos prácticamente a nadie”, añade Manuel Pérez desde el Estrella. Algunos establecimientos de Bueu han decidido cerrar por vacaciones o porque entienden que en la actual situación no les compensaba estar abiertos, lo que provoca que la clientela que sí puede moverse se concentre en los restaurantes que permanencen abiertos. “Con el trabajo que tenemos ahora da para ir tirando, para cubrir gastos y mantener a los empleados sin tener que recurrir al ERTE”, afirma Manuel Otero desde el Pescador.

Por ahora estos establecimientos son capaces de mantener a su plantilla y en algún caso la pandemia les ha obligado a posponer la contratación de más personal. “Ahora no ganas, pero por lo menos tampoco pierdes mucho. Pero como la cosa no cambie a partir de enero igual tenemos que pensar en enviar a la gente al paro durante un tiempo”, auguran en algunos casos. Recuerdan que a pesar de la buena situación epidemiológica de Bueu hay restricciones que se mantienen, como los aforos y que no puede haber grupos de más de seis personas. En muchos casos los restaurantes se han adaptado a las circunstancias complementando su servicio con comidas para llevar. “Solo el domingo preparamos catorce cajas y hubo que parar porque no podíamos con más”, apuntan desde el Grellada.

Este panorama también tiene otra cara, como la de algunos residentes de municipios vecinos que aprovechan que la hostelería de Bueu está abierta para acercarse a tomar un café o una copa. Solo en la tarde del viernes la Policía Local denunció a casi una veintena de personas por encontrarse en Bueu sin una causa justificada.

Sin positivos en cinco días y agradecimiento del Concello

Bueu ha vuelto en los últimos días al nivel de alerta 0, que significa que en estos momentos hay menos de diez casos activos de coronavirus en el municipio. Según explican desde el centro de salud de la localidad, ahora mismo hay contabilizados cinco contagios y todo se registraron hace ya más de diez días. “Durante las últimas cinco jornadas no se ha detectado ningún positivo y los tres contagios más recientes fueron detectados aquí gracias a los test de antígenos”, explican sus responsables. Desde la Alcaldía de Bueu ponen en valor y destacan el trabajo del personal del centro de salud. “Es el momento para reconocer y agradecer la estrategia que han diseñado, que ha sido un factor determinante para conseguir el objetivo principal, que es combatir los efectos del COVID-19”, alaba el alcalde, Félix Juncal. Subraya además que el centro de salud de la localidad se ha convertido en un referente por su programa para realizar pruebas de antígenos. El regidor también quiso agradecer el compromiso y la responsabilidad colectiva del conjunto de la ciudadanía, factores que también son clave para lograr que “de momento el impacto del Covid en nuestro concello sea moderado”. No obstante, hace un llamamiento a continuar “alerta” y no relajar las medidas de protección, sobre todo con la llegada de las navidades, para evitar un pico de contagios y que la situación se pueda descontrolar.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats