Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sancionan por entrar en Cangas a un vecino de A Pobra en autocaravana y a una viguesa

Fueron localizados por la Policía Local en Nerga y conduciendo por Aldán, respectivamente | También se denunció a un vecino de Coiro que realizaba una fiesta privada con hoguera

Uno de los controles de entrada y salida del municipio que realizó la Policía Local de Cangas. |   // FDV

Uno de los controles de entrada y salida del municipio que realizó la Policía Local de Cangas. | // FDV

La Policía Local de Cangas intensificó nuevamente ayer los controles de movilidad en el municipio para hacer cumplir el cierre perimetral debido al aumento de contagios del COVID-19, en vigor desde el pasado día 4 de noviembre, que impide las entradas de foráneos y la salida de cangueses. Ayer se abrieron los primeros expedientes de sanción, por importe de 600 euros cada uno. La patrulla, que barrió las zonas de playa, con viviendas de segunda residencia, localizó a un vecino de A Pobra do Caramiñal, en autocaravana en la playa de Nerga, en O Hío. Igualmente, identificó a una conductora viguesa en la rotonda de Aldán, que no podía justificar su presencia en Cangas.

Pero no solo los foráneos fueron los primeros sancionados, sino que la Policía también identificó a un vecino de Cangas que estaba realizando una fiesta privada con una hoguera en Coiro. Fueron vecinos los que alertaron de esta situación.

Los controles policiales se intensificaron este pasado fin de semana a instancias del alcalde, Xosé Manuel Pazos, debido a las quejas vecinales en las redes sociales por la presencia de muchas autocaravanas en zonas de playa. De hecho, el sábado la patrulla localizó varias de estas autocaravanas, pero todas eran de vecinos de Cangas y, por lo tanto, legalmente estacionadas.

Los vecinos de fuera del municipio que fueron identificados en Cangas se enfrentan, tal y como señalan en la Policía, a una sanción de 600 euros por estar dentro del perímetro de cierre sin justificación ni autorización.

Situación de la pandemia

Por lo que respecta a la situación de casos activos de COVID-19, el Sergas confirmaba ayer un ligero incremento en Cangas, que pasó de 44 a 46 casos de un día para otro; mientras que Moaña se mantiene en 87 positivos, tras tres días bajando desde el pico de 94 casos, y Bueu sigue igual con 15 casos. Se trata del único municipio de O Morrazo que se ha salvado del cierre perimetral, que prohíbe entradas y salidas, en Cangas desde el 4 de noviembre y en Moaña desde las cero horas del jueves 26.

Esta medida excepcional por el aumento de casos COVID lleva pareja el cierre de la hostelería, salvo comida para llevar. Cangas va a cumplir un mes de cierre, a la espera de que al menos pueda abrir la hostelería. Esta semana el comité clínico marcará nuevas condiciones y una posibilidad que se contempla es que a algunos municipios con cierre perimetral se le permita abrir a la hostelería, aunque no se ha dicho nada de Cangas.

Apoyo de la Valedora a las medidas del Sergas

La Valedora do Pobo apoya las medidas del Sergas frente a las quejas de usuarios del centro de salud de Cangas por las aglomeraciones que se producen fuera del inmueble, por tener limitado el acceso debido al COVID-19, con motivo de analíticas, radiografías o para ir a urgencias. La queja ante la Valedora la presentó A Voz da Sanidade que alertaba sobre la implantación de la atención telefónica y las medidas restrictivas en el centro que originaban estas colas. La Valedora María Dolores Fernández asegura que la respuesta que le remitió el Sergas incluye las explicaciones pertinentes en el sentido de que las medidas actuales intentan evitar precisamente las aglomeraciones en espacios cerrados, de ahí la limitación de acceso al centro de salud, puesto que limitar las agrupaciones de personas, distancia personal, lavado de manos o uso de mascarilla son las medidas preventivas que se demuestran eficaces para prevenir la infección. A Voz da Sanidade comparte que haya medidas preventivas pero no ceñirlas a la Atención Primaria, porque centros hospitalarios y privados las aplican pero retomaron su actividad asistencial habitual. No rechaza tampoco las consultas telefónicas o telemáticas como asistencia complementaria pero siempre y cuando no discrimine a los mayores con dificultades con las nuevas tecnologías.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats