Los vándalos no descansan durante el confinamiento, y el pasado domingo actuaron en el monte comunal de A Coviña, en la parroquia de Coiro, donde desmontaron y se apropiaron de una mesa y dos bancos de piedra maciza, lo que hace pensar en que podría tratarse de varias personas y utilizaron maquinaria pesada. Los autores se llevaron las piezas principales de estas unidades del área recreativa acondicionada por el colectivo de comuneros y solo dejaron las bases, también de piedra y ancladas al suelo con hormigón.

La Comunidade de Montes en Man Común de Coiro también está realizando tareas de desbroce en sus propiedades y sus representantes denuncian que es habitual el paso de motos que utilizan y deterioran el terreno forestal sin permiso, dejando surcos y degradando el entorno.