Personas transitando por Méndez Núñez. | // FDV

El “revuelo” montado por el Partido Popular en torno a los trabajos de peatonalización de la calle Méndez Núñez le parece excesivo al alcalde de Cangas, Xosé Manuel Pazos, que ayer respondió por escrito a la solicitud realizada por los siete ediles del principal grupo de la oposición reclamando copia del proyecto, con el importe económico correspondiente de las “obras ejecutadas” en dicho tramo urbano. “Me place contestarles que no se ejecutó recientemente ninguna obra, sino que se procedió al pintado de las zonas laterales de la misma y de los dos pasos de peatones (antes en negro-asfalto) para realzar su carácter peatonal, por lo que no hubo alteración alguna sobre la obra ejecutada antes en base a la propuesta de la arquitecta María Isabel Medraño. Es evidente, pues, que esa actuación de pintado no precisaba de proyecto alguno”, dice textualmente el documento remitido al PP.

Asimismo, el regidor cangués desglosa el material empleado en dicha actuación y su coste económico, que no llegaría a los 500 euros y que ya había adquirido el Concello para una actuación anterior, según asegura. Se emplearon “cuatro botes de 25 kilos de pintura de color arena” a un precio de 83 euros más IVA cada uno, un bote de pintura azul al mismo precio y medio bote de pintura de similares características para marcar la línea amarilla. Con respecto al despliegue de medios humanos, el alcalde señala en su respuesta por escrito al PP que los operarios municipales emplearon en esa actuación en Méndez Núñez dos jornadas completas y otras dos de cuatro y tres horas, respectivamente. También se hizo uso del vehículo grúa del Concello “para recolocar los bancos y macetas existentes” en dos jornadas de trabajo de cuatro y tres horas. Todo ello, “sin descuidar su función principal, la retirada de vehículos, que estuvo atendida igualmente”.

Asimismo, Xosé Manuel Pazos –que en los últimos meses fue contactado por la Valedora do Pobo a raíz de quejas del PP por no responder a sus requerimientos– recalca que todo el material empleado, la pintura, “ya estaba en el almacén del Concello de una compra anterior, por lo que no hay gasto reciente en su adquisición”.