La presidenta de la Asociación de la Caridad Santiago Apóstol de Cangas, que gestiona el comedor social de la localidad, Ángela Rodas, confirma que finalmente tras meses de gestiones han logrado comprar el bajo que acoge este servicio, al fondo buitre con sede en Luxemburgo y capital chino, que se había hecho con su propiedad en un embargo. Rodas muestra su satisfacción ya que la compra del bajo garantiza la continuidad de este comedor social que ofrece menús todos los días, de lunes a viernes, a un centenar de personas en situación de exclusión social, además de que entrega bolsas de alimentos a unas 80 familias, todos los jueves, a lo que hay que añadir el reparto de ropa a las personas necesitadas y dinero para hacer frente a gastos necesarios como de desplazamiento al médico a Vigo o para afrontar las facturas de agua, luz o gas en los hogares.

La compra del bajo se ha realizado por importe de 111.000 euros. Rodas asegura que ya se escrituró y que la adquisición se pudo llevar a cabo gracias a las ayudas económicas de las administraciones y de donaciones de particulares. Por un lado asegura que la Xunta se comprometió a ayudar con el 80% del valor del inmueble -84.500 euros- y el Concello ha entregado 13.000. Reconoce que para poder materializar la compra, mientras no reciben el dinero de la Xunta, han solicitado un préstamo que se liquidará una vez que se reciban todas las ayudas.

Rodas asegura que el vicepresidente de la Asociación de la Caridad, José Luis Miguel Fernández, realizó un trabajo de muchos meses hasta llegar a un acuerdo de precio razonable de compra con el fondo.

El bajo se encuentra ubicado en la calle Lisboa número 3 en donde el comedor se había instalado hace 10 años gracias a la colaboración del antiguo dueño del local que se lo había alquilado por un precio simbólico.