Un tráiler causó daños en la rotonda de la avenida de Marín, donde se levanta un monumento hecho de hierro. El incidente tuvo lugar a primera hora de la tarde y cuando el camión griego se dirigía a Frigoríficos de O Morrazo. Según apunta la Policía Local de Cangas, otra vez el GPS fue el culpable de la desorientación del conductor, que de alguna manera pretendía que llegara a Frigoríficos por la avenida de Marín.

El conductor, de nacionalidad griega, venía por la autovía y entró en el centro de Cangas con dirección Frigoríficos de O Morrazo, el GPS lo desvió a la avenida de Marín y siguió el línea recta hasta llegar a la rotonda que hay en lo alto de esta calle de Cangas. Allí quedó bloqueado y la Policía de Cangas se vio obligada a intervenir y desviar el tráfico rodado por la carretera de Reboredo y la calle Ferrol. Fue necesario retirar un vehículo de la zona para que el camión articulado pudiera maniobrar con holgura.

El tráiler, con la escolta de la Policía Local, bajó al centro de la villa a través de la avenida de Marín en dirección prohibida. La Policía Local de Cangas iba por delante cortando el tráfico. Los daños en la rotonda se considera que fueron escasos. La Policía Local tomó nota de los datos del camión y también del conductor.

Otros atascos

No es la primera vez que un camión que tiene como destino Frigoríficos se pierde o se atasca, pero nunca en la parte más alta de la avenida de Marín. Lo más frecuente es que quede bloqueado en la rotonda de O Mexilón, entre la avenida de Bueu, donde tiene que girar por completo para dirigirse a la calle Arrecife. La situación de ayer fue toda una sorpresa, máxime cuando es el GPS el que indica la ruta.

La situación de Frigoríficos del Morrazo está anunciada en varios puntos de la travesía de la PO-551 a su paso de la villa de Cangas, con el propósito, precisamente, de orientar a los camiones en su ruta a la fábrica.