Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La seguridad va sobre ruedas

El Anpa del colegio de Beluso decora neumáticos para separar el patio del centro

Imagen del patio con los neumáticos de colores separando las diferentes zonas. | // S. Á.

La necesidad de agudizar el ingenio y la capacidad de reinventarse son de los pocos aspectos positivos que ha dejado una pandemia que nos ha cambiado la vida a todos. Y a esa idea no ha sido querido ser ajeno el Anpa Cabo Udra del colegio Montemogos de Beluso, que ha tirado de recursos e imaginación para acondicionar los patios del centro y adaptarlos a las nuevas medidas de seguridad y distanciamiento social. Viejas ruedas de vehículos pintadas con colores chillones, en una metafórica llamada al optimismo, marcan ahora los límites de un patio que ya han estrenado los alumnos del centro.

La iniciativa ha partido de un Anpa que este año ha renovado su directiva y que se enfrentó a la realidad de no tener actividades extraescolares. “Hicimos una campaña para dar a conocer que este año nuestros esfuerzos irían destinados a las mejoras en el colegio, con el objetivo de mantener nuestros socios”, relata el presidente del colectivo, Alejandro Pérez. La apuesta ha tenido éxito al no perder apoyos y ha podido materializarse el primero de los proyectos, la división de los patios para poder cumplir con la separación de las aulas durante los recreos.

“Estuvimos tres semanas buscando ruedas, que fueron cedidas por talleres de Bueu, las pintamos de colores alegres e hicimos las divisiones en el campo cosiendo las ruedas entre sí”, señala Alejandro Pérez. En la zona de los niños de mayor edad se cedieron las ruedas para que sirviesen de elementos de juego. “Todas las ruedas están cosidas de cuatro en cuatro para poder moverlas si quieren jugar con ellas”, añade. Es más, puede decirse que la idea ya ha sido testada “porque mientras las estábamos montando padres e hijos ya estaban jugando con ellas”. Otras ruedas se han colocado rodeando un árbol para que pueda servir de banco a los más pequeños.

“La gente está encantada porque hasta ahora no se invertía en el colegio”, afirma Pérez, que ahora centrará sus esfuerzos en intentar que se cambie la deteriorada valla que cierra los patios.

Compartir el artículo

stats