Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Familias de Domaio se quejan de la tardanza de la Xunta en aplicar el protocolo de Covid en el colegio

El centro educativo tiene dos aulas confinadas con 19 alumnos en Infantil y 20 en Primaria | Los padres elogian la rápida reaccion del equipo docente | El jueves fue el primer positivo y Sanidade no alertó hasta el domingo

El edificio de la antigua escuela infantil dentro del colegio de Domaio.   | // FDV

El edificio de la antigua escuela infantil dentro del colegio de Domaio. | // FDV

A la Xunta se le va de las manos el control sobre los casos positivos de Covid-19 en los centros educativos. Y un ejemplo está en lo ocurrido en el colegio de Infantil y Primaria CEIP de Domaio que tiene dos aulas -Infantil, con 19 alumnos; y 5º de Primaria, con 20- confinadas por tres casos positivos de una profesora, el director y un miembro del alumnado de Primaria. La última decisión de confinamiento se adoptó ayer, pero no ha sido una decisión de Sanidade, de la Xunta, si no del propio equipo docente del colegio, ya que aún ayer desde la Xunta se optaba por seguir confinando por hileras de alumnos más próximos al profesor afectado, cuando desde el colegio se optó que esa medida era insuficiente y ayer ya no dejaron entrar a los 15 alumnos del aula que no estaban oficialmente confinados y según la Xunta podían acudir al centro.

Las familias con hijos en este colegio se quejan de la tardanza con la que la administración están aplicando los protocolos de confinamiento cuando aparece un caso positivo y elogian el trabajo y entraga que están realizando los profesores gestionando ellos mismos un confinamiento e incluso, con la colaboración de los padres, la realización de las pruebas PCR a los niños que desde la administración no se tramitan para dar tranquilidad a las familias.

Una de las madres asegura que el pasado jueves, la logopeda de Infantil, que imparte clases tanto en Domaio como en el colegio de A Guía (Meira), dio positivo al covid-19, pero no fue hasta el domingo por la noche cuando desde Sanidade se informó al director del colegio de Domaio. Desde el colegio se empezó a llamar a las familias para advertir de la situación y se optó por confinar también a las dos profesoras de Infantil. También están confinados los alumnos del aula de Infantil de A Guía, un colegio que, sin embargo, recibió antes el aviso de Sanidae de que la logopeda había dado positivo al virus.

Tras el confinamiento del aula de Infantil de Domaio a partir del mismo lunes, el director del centro se empezó a encontrar mal, con fierebre y el martes acudió al médico en donde se le confirmó también que era positivo. Lo que hizo Educaión fue confiar solo a los cinco alumnos de la primera hilera de pupitres de la clase de quinto de Primaria en donde imparte el director. Pero ayer mismo, y por aviso de la madre avisó, se comunicó al centro que uno de esos cinco niños confinados había dado positivo. Lo que quería Educación era confinar una nueva hilera, la segunda de cinco años, pero por decisión del propio equipo docente se optó por confinar a toda el aula y a última hora de ayer estaban pendientes de que se hiciera oficial este confinamiento total por parte de Educación.

Mientras tanto, a las doce de la noche de ayer Cangas entraba en la restricción de cierre perimetral del municipio, que supone la clausura de la hostelería, salvo para llevar comidas o entregar a domicilio.

La Policía Local centrará su trabajo en el cierre de estos establecimientos, mientras que la Guardia Civil velará por que no se traspasen las fronteras municipales.

Por otra parte, la concejala de Comercio y Empleo, Sagrario Martínez (PSOE), pide tranquilidad a los comerciantes que formaron parte de la campaña del bono comercio, a la cual el Concello destinó 100.000 euros- porque el reintegro del dinero que les corresponde por las ventas realizadas, se aprobará próximamente en junta de gobierno. Explica que no hay retraso en la entrega del dinero, ya que la previsión era que la campaña acaba en diciembre, pero debido al éxito que tuvo concluyó antes del plazo previsto.

En cuanto a Moaña, aunque en alerta roja, la alcaldesa, Leticia Santos, asegura que la situación de contagios ha mejorado, según los datos que ayer le trasladó la jefa territorial de Sanidade, Ángeles Feijóo, con 6 positivos más en los últimos cinco días, por lo que se decidió reabrir desde este lunes las instalaciones deportivas para la práctica del deporte federado que se habían cerrado la semana pasada cuando el municipio pasó a estar en nivel de alerta roja.

El cierre reduce los barcos entre Cangas y Vigo los domingo y festivos

Las empresas operadoras de la línea regular del transporte marítimo entre Cangas y Vigo -Mar de Ons y RG- apuestan por dar continuidad al servicio regular durante el periodo de aplicación de las nuevas restricciones en Galicia a causa del Covid-19 que entrarán en vigor este sábado y durarán un mes, por lo que el servicio se prestará igual, de lunes a sábado; y tan sólo se reducirán frecuencias durante domingos y festivos. Así no sufrirán cambios los días laborables. Las nuevas medidas restrictivas mantienen el cierre perimetral y de hostelería en el municipio de Cangas y en el área de Vigo, en donde sus habitantes sí se pueden moverse a los cinco concellos limítrofes de Nigrán, Gondomar, O Porriño, Mos y Redondela. Este domingo, los usuarios contarán con salidas desde el puerto de Cangas a las 08:00 horas, 11:00; 14:00; 17:00 y 21:00 horas y desde Vigo a las 08:30 horas 11:30; 14:30; 17:30 y 21:30. Desde Mar de Ons aseguran que la línea regular del transporte marítimo entre Cangas y Vigo “ha sufrido considerablemente los efectos de la pandemia con un descenso de más de un 40% de usuarios durante las dos últimas semanas de octubre. En concreto, el pasado fin de semana, con motivo del confinamiento perimetral acordado por la Xunta para el municipio de Vigo, la disminución llegó a ser del 80% de viajeros ambos días”.

Bueu solicita a la Subdelegación del Gobierno refuerzos para controlar los accesos al municipio

El hecho de que Bueu haya quedado “encajonado” entre dos concellos afectados por las nuevas medidas de la Xunta de Galicia que entraron en vigor a las doce de la noche de ayer ha despertado cierta preocupación en el gobierno local. De este modo, el alcalde buenense, Félix Juncal, ha remitido un escrito a la Subdelegación del Gobierno para solicitarle refuerzos para el control de los accesos al municipio. Aunque Bueu no se ha visto por el momento afectado por esas medidas restrictivas, lo cierto es que la especial relación que se tiene con Cangas y Marín (que sí quedan cerrados perimetralmente) hace temer que se sigan produciendo desplazamientos de personas desde estos municipios al buenense. Es por ello que desde la Alcaldía se reclama que se incrementen y refuercen los controles, Bueu no dispone de puesto propio de la Guardia Civil, pero se apela a la colaboración entre administraciones, “que en estos momentos es más necesaria que nunca” para poder lleva a cabo esta iniciativa. Y es que Bueu no quiere que las limitaciones en otros concellos limítrofes puedan suponer un efecto llamada para poder acudir, entre otros lugares, a los establecimientos de hostelería, que permanecerán cerrados por espacio de un mes en Cangas y Marín, pero que continuarán abiertos en Bueu. Seguir dentro de unos límites aceptables en el nivel de casos de Covid-19 es el objetivo para un concello que hasta el momento ha soportado bastante bien la pandemia, con menos casos que otros no solo de su entorno más próximo, sino también de la provincia. “Se trata de impedir que puedan venir porque está prohibido, y a los concellos afectados también les interesa que la gente no salga”, razona Félix Juncal.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats