El Instituto María Soliño de Cangas, en donde se imparte el Bachiller de Artes, ha cumplido con el sueño de haber sido seleccionado para el Laboratorio de innovación docente del Museo Thyssen-Bornemisza, de Madrid, denominado “Musaraña”, y es uno de los 10 centros docentes de toda España que forman parte del proyecto artístico de la maleta viajera o “Big Valise”. Se trata de un proyecto destinado a profesores y alumnos, desde infantil a educación para adultos que busca potenciar el conocimiento del territorio físico y afectivo del alumnado a partir de esta gran maleta viajera, con contenidos didácticos en torno a algunas obras del museo y que va creciendo y llenándose con cada nueva escala.

La maleta acaba de llegar al instituto cangués en su ruta por España, con creaciones artísticas de otros centros docentes. Aquí permanecerá un mes bajo la coordinación de los profesores de Artes Luz Beloso y Roberto Brañas, para que unos 70 alumnos de Técnicas de Gráfico-PLásticas y Dibujo Artístico; y de escultura llenen con sus creaciones uno de los pequeños cajones de la maleta. Los trabajos girarán en torno a la reflexión de la obra de los artistas Joseph Cornell y Kurt Schwitters, que dan una dimensión más poética a materiales de reciclaje u olvidados. Dos de las obras de estos grandes artistas están incluidas en el cuaderno de bitácora que viaja siempre con la maleta y que da unas pautas sobre cómo trabajar en el proyecto, asegura Luz Beloso, que siempre anheló poder fomar parte de este proyecto y que ella tejió. Explica que está suscrita al programa educativo del Thyssen y en la convocatoria que realizó el Museo rellenó una ficha con los motivos por los cuales creía que este instituto debía formar parte del mismo. Argumentó que en las circunstancias actuales de la pandemia habría menos posibilidades, pero mucha ilusión. Esa ilusión fue la que, posiblemente, hizo que el Museo se decantara por el María Soliño.

En la maleta ya hay creaciones de unos seis centros en esas pequeñas cajas de su interior, una de las cuales está destinada al instituto cangués ¿Y cómo creaciones de 70 alumnos van a caber en tan pequeño espacio? El proyecto ya está en marcha. Se denomina “Gromos nas fendas”, asegura Luz Beloso. Será una exposición virtual o física, a través de un código QR, “que reflejará, a pesar de todo lo que está sucediendo con el covid, el confinamiento, lo que pasa en las aulas, que no es fácil, que hay ganas de crear y de sonreir. Son flores que nacen en las grietas del asfalto,” señala la profesora, que no oculta su emoción por la inquietud e ilusión que ha creado esta maleta en el centro.