La decoración de miedo en las casas de Espiñeira, en Aldán.

Concurso de viviendas decoradas en Espiñeira.

Brujas y esqueletos en el CEIP Domaio.

Exposición de calabazas en el CEIP Montemogos de Beluso.

Los pequeños de A Torre, de Cela, con sus disfraces.

Vecinos de Tirán, disfrazados mientras atraviesan el Camiño Real.

Escenario de terror en los recorridos de Samaín por la parroquia de Tirán.

Esta noche se celebra el Samaín más atípico, por culpa de las restricciones de la pandemia y del toque de queda nocturno. Sin embargo, los disfraces terroríficos volverán a imponerse, aunque sea con todas las precauciones. Ayer mismo, un día antes, la festividad se adelantó en O Morrazo, sobre todo en aquellos colegios que decidieron celebrarlo. En el CEIP Domaio, por ejemplo, las clases se disfrazaron de brujas, de esqueletos y hasta de los personajes de la popular serie “La Casa de Papel”. En Bueu hubo una exposición de calabazas en el CEIP Montemogos y distintas actividades en A Torre de Cela.

En Tirán la Asociación de Veciños involucró a la parroquia en unas rutas con decorados de terror. Solo se podían recorrer en grupos de convivientes. Hubo también un concurso de disfraces.

En la parroquia canguesa de Aldán la asociación vecinal organizó un concurso de casas adornadas de Samaín con motivos de miedo. Hoy a las 21.00 horas se anunciará al ganador, que se llevará un cheque de 30 euros.