Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La baja del secretario condiciona el pleno

El titular de la Secretaría del Concello es uno de los funcionarios confinados por cautela

Un momento de la sesión plenaria de ayer en Cangas.   | // G.NÚÑEZ

Un momento de la sesión plenaria de ayer en Cangas. | // G.NÚÑEZ

La ausencia del secretario titular del Concello de Cangas, que está confinado desde ayer, al igual que otros compañeros, por haber estado en contacto con la jefa del departamento de Urbanismo –que ha dado positivo por Covid-19 en las pruebas PCR– marcó el pleno ordinario de ayer, pues el alcalde tuvo en cuenta esa ausencia y la falta de consenso sobre la modificación puntual de las normas subsidiarias de planeamiento en A Rúa para dejar el asunto sobre la mesa, a la espera de que haya un acercamiento de posiciones y estén los principales técnicos municipales para dar fe del acuerdo.

Dicha modificación de la norma se incluyó en el orden del día con el aval de un informe de Monsa, el equipo redactor del Plan Xeral de Ordenación Municipal (PXOM), y debe sustentar la construcción de un centro comercial y permitir al Concello conseguir 5.750 metros cuadrados de terreno que se destinará a la construcción de un Centro Integral de Salud (CIS) o un Centro de Alta Resolución (CAR). El concejal de Urbanismo, Eugenio González (PSOE), quiere desatascar ya este asunto, aunque no cuenta con suficiente respaldo entre sus socios de ACE en el gobierno, porque los ediles Mariano Abalo y Victoria Portas han dado muestras de desaprobación, mientras que el alcalde, Xosé Manuel Pazos, y la otra edil del grupo, Aurora Prieto, se decantan por la abstención. Además, tanto el BNG como Avante! se oponen al documento en los términos planteados, y tampoco el PP parece estar dispuesto a apoyarlo, sino más bien a abstenerse o incluso votar en contra. Con esa base, era más que probable que la propuesta del edil socialista no prosperase, un riesgo que el bipartito esquivó con la retirada del polémico punto.

No fue el único punto del orden del día que se retiró a última hora del debate plenario. El mismo camino siguió la propuesta de mejora de los bombeos de Vilariño, Liméns, Santa Marta y Duchas presentada por la UTE Gestión Cangas como parte de su plan de inversiones comprometido a cambio de la concesión del servicio del ciclo integral del agua por 25 años. También aquí hay desavenencias en el seno del gobierno municipal, y ni el PP ni el BNG estaban dispuestos a apoyarlo, alegando falta de tiempo para estudiarlo a fondo y contradicciones en algunos de los trabajos incluidos en el documento.

Compartir el artículo

stats