Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Bueu reforma el archivo para solucionar los problemas de espacio y humedades

El Concello quiere darle continuidad con una segunda fase en la sala principal

El archivero en la sala central del archivo municipal, en Cela. |   // G.N.

El archivero en la sala central del archivo municipal, en Cela. | // G.N.

Uno de los operarios trabaja ayer en la instalación de los estantes móviles. | // GONZALO NÚÑEZ

Las obras para reformar el archivo municipal de Bueu ya están en marcha y si todo transcurre según lo previsto deberían estar concluidas antes de acabar la semana. Son unos trabajos fundamentales para acabar con la situación tan precaria de las instalaciones, con cajas apiladas en el suelo y con claros problemas de humedad y filtraciones de agua.

El proyecto consiste en la instalación de hasta 56 estantes móviles en una sala situada frente a las actuales dependencias del archivo, un espacio que tiene algo más de 42,5 metros cuadrados de superficie y sin problemas de humedad. Actualmente el archivo municipal cuenta con 5.200 cajas y esta reforma permitirá almacenar en las nuevas dependencias alrededor de 4.000. “Servirá para liberar mucho espacio puesto que en el peor de los casos en la sala principal quedarán unas 1.200 cajas”, explicaba ayer el archivero municipal, Belarmino Barreiro. Solo la estructura de estantes móviles, que incluye cerca de 400 baldas, pesará 4.500 kilos.

La reforma del archivo municipal está presupuestada en algo más de 52.000 euros y se acomete con una subvención de la Vicepresidencia e Consellería de Presidencia, Xustiza e Turismo, que aportaba más de 36.000 euros. Durante la fase de licitación las ofertas recibidas mejoraron de manera muy ostensible el tipo de licitación y la adjudicataria, Eun Sistemas, se llevó el contrato por algo más de 18.000 euros. Las bases de la subvención no permiten reinvertir ese remanente sobrante, aunque desde la Concellería de Arquivos e Bibliotecas apuntan la posibilidad de emplear la parte municipal para darle continuidad al proyecto. “Vamos a valorar la opción de equipar a la sala principal con este mismo sistema entre lo que queda de año y el próximo con cargo a los recursos municipales”, explicaba el nuevo edil del área, Alberto Moital. De esta manera se conseguiría una de las premisas marcadas por el archivero municipal: dar solución a la situación actual y resolver el problema del espacio para los próximos diez años.

En la actualidad era prácticamente imposible moverse por las dependencias principales, con cajas apiladas unas sobre otras. En la sala donde se acometerá la ampliación ya se almacenaban alrededor de un millar de cajas, que antes de que comenzasen los trabajos tuvieron que ser transportadas a la planta superior, donde se encuentra la biblioteca de Cela.

Compartir el artículo

stats