Un total de 24 personas que se están beneficiando en Moaña del Servicio de Axuda no Fogar (SAF) a través de las horas extras que había otorgado la Consellería de Bienestar Social en Galicia por el aumento de casos debido a la pandemia del coronavirus, se quedarán sin esta atención ya que el programa concluye el próximo 30 de noviembre. y desde la Xunta no se ha dicho que se renovará Por esta razón, la concejala de Bienestar Social de Moaña, María Ortega, lleva al próximo pleno una moción, en nombre del gobierno bipartito, para reclamar a la Consellería de Política Social, que dirige Fabiola García, el mantenimiento de estas horas extraordinarias, porque se necesitan debido a la pandemia; y para que desde el departamento autonómico apuren los tiempos de valoración de las personas dependientes, puesto que la espera es de meses, incluso de años, dice la edil de Moaña.

María Ortega aporta datos de la realidad de la situación y asegura que en el Servicio de Axuda no Fogar (SAF) disponen de una bolsa de 4.175 horas mensuales, gracias a las cuales se presta atención a 82 personas. En cuanto al SAF extraordinario que otorgó la consellería, a Moaña le correspondieron unas 2.400 horas mensuales con las que se pudieron atender a 62 personas y actualmente en este SAF extraordinario se están empleando 1.607 horas al mes que dan servicio a 24 personas. Por lo tanto, estas 24 personas quedarían sin servicio a partir del 30 de noviembre.

María Ortega. |   // G.N.

María Ortega. | // G.N.

La concejala asegura que estas horas extraordinarias las había dado la Xunta para las personas que precisaban de la atención y no disponían de las ordinarias, que en Moaña gestiona, por contrato, la empresa “Preto de tí”. Hay que recordar que con los centros de día cerrados por la pandemia y con el confinamiento, muchas personas empeoraron y la situación actual de esta segunda ola está llevando a un nuevo confinamiento, por lo cual María Ortega asegura que la Xunta no puede cerrar este programa extraordinario de horas sin una solución.

Añade que a partir del 30 de septiembre ya no se podían asignar más horas y se llegará al 30 de noviembre sin una solución y con el problema del retraso por parte de la consellería en el procedimiento de valoración de las personas dependientes, un problema estructural que tiene a as personas dependientes esperando meses y años por la resolución”, en una situación que no se puede consentir porque además está agravada por la pandemia del covid.

María Ortega insiste en que la consellería debe de mantener esas horas extraordinarias de Servicio de Axuda no Fogar, mientras dure la alerta sanitaria y dar solución a las familias. Entiende que la Xunta no ha trabajado con una previsión en este sentido.

En cuanto al SAF, Ortega confirma que ya están trabajando en el nuevo pliego para licitar el contrato, ya que la empresa está en la primera prórroga y ha comunicado que ya no quiere seguir en la segunda en las condiciones actuales de precio, como está ocurriendo en otros concellos, que contrataron el servicio antes de la pandemia, con otros gastos que no son los de ahora. El Concello destina al SAF algo más de 500.000 euros. El contrato es por dos años prorrogable por otros dos. La hora se está pagando a 13,5 de los que 9 los pone la Xunta y el resto el Concello. En los nuevos pliegos se quiere aumentar este precio, pero desde el Concello también piden que la Xunta eleve este copago ya que el precio de mercado está en 15-16 euros.