Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

“En solo diez años, Lorca escribió una obra que no ha perdido un ápice de actualidad”

El artista representa en Cangas “In memoriam” en homenaje al poeta granadino

Etelvino Vázquez en una escena de “In Memoriam”.   | // FDV

Etelvino Vázquez en una escena de “In Memoriam”. | // FDV

La vida de García Lorca llega a Cangas en un momento también de tragedia, de dolor marcado por una guerra, no de ideologías, pero con el enemigo invisible del coronavirus. Sobre el escenario del Auditorio Municipal de Cangas (21.00 horas) estará hoy uno de los grandes de la escena teatral española. El asturiano Etelvino Vázquez estrena en Galicia “In Memoriam. Federico García Lorca 1898-1936” un monólogo sobre la vida literaria del poeta granadino en el que él se pone en la piel de García Lorca. Solo él para lograr un gran espectáculo que llega a la península tras participar en el Festival Internacionalde Teatro Cumbre de las Américas en Mar de Plata (Argentina).

–¿Es la primera función en España tras el estreno por tierras argentinas?

–La segunda. La primera fue el sábado pasado en León.

–¿Por qué García Lorca?

–García Lorca nos ha acompañado durante los 35 años del Teatro del Norte. Desde 1990 que estrenamos “Medea” ha estado siempre, de una forma u otra, presente en nuestro repertorio. Su influencia es tan fuerte que durante la pandemia, en soledad, he creado un nuevo espectáculo que se llama La Xirgu, que todavía no he estrenado. Cuenta la muerte de Lorca vista por la Xirgu desde México y su largo exilio en Uruguay. El teatro de Lorca es fundamentalmente un teatro de la emoción y esa también ha sido la divisa del Teatro del Norte, más que un teatro social.

–¿Cómo se mete Etelvino Vázquez en el papel del poeta?

–Con mucha concentración y con mucha tristeza por lo que voy a contar. Solo tenía 38 años y prácticamente en diez años 1926-1936 escribió una obra que no ha perdido un ápice de actualidad y que nos sigue tocando muy profundamente.

–La obra comienza con usted en el suelo del escenario.

–La idea de yo en el suelo, que es como comienzo y término, me dio un cuadro que vi en el Guggenheim y que es el cartel del espectáculo. No es la vida de Lorca, sino su muerte. Ahí soy Federico enterrado en una cuneta.

–¿Se ha hecho justa memoria con el poeta?

–Creo que no, solo hay que ver lo poco que se le busca. Algunos piensan que no está de moda, pero eso es porque no lo leyeron. ¿Es que hay moda para “Los sonetos del amor oscuro”? No olvidemos que, después de Cervantes, es el autor español más conocido en el mundo. Hay que volver sobre él una y otra vez. De Lorca nos faltan puestas en escena de referencia

–¿Por qué esa mala relación al final de Lorca con Miguel Hernández?

–No sé mucho. Supongo que lo que tenía Lorca de señorito andaluz contrastaba con el Hernández campesino. Creo que Miguel Hernández era un autor más comprometido con la política del momento, la guerra. Lorca no tuvo tiempo para nada de eso. O solo tenía miedo de lo que iba a venir y por eso volvió a casa de sus padres y no se quedó en Madrid en julio del 36.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats