El alcalde de Bueu, Félix Juncal, visitó en la mañana de ayer las obras que el Concello está llevando a cabo en la conocida como Fonte de Requeixo, en el lugar de Bon, en la parroquia de Beluso. Los operarios contratados en el marco del Plan de Emprego de la Diputación de Pontevedra iniciaron la semana pasada los trabajos de acondicionamiento, que está previsto que concluyan hoy, y que incluyeron la limpieza del entorno, recolocación de piedras del muro y recuperación del agua del manantial. Muy próximo a esta zona, en el lavadero de Tormadelo, se realizará el saneamiento de la fuente y del lago.

En los últimos días, el Concello también remató la mejora de la fuente y lavadero del Lago Mansiño; y de Fontenova, en la zona de Montemogos, también en Beluso. El alcalde destaca la importancia del acondicionamiento de estas fuentes y lavaderos que, tradicionalmente, fueron importantes lugares de socialización de la ciudadanía y como encargado de la gestión de las áreas de Obras y Serviicos destaca que “el Concello asume unas actuaciones que hoistóricamente venían realizando los vecinos de los lugares, casi como una labor social y ahora es el momentpo en el que estamos en condiciones de asumir el arreglo y mejora de estos espacios”.

En esta línea de trabajo de acondicionamiento de fuentes y lavaderos arrancó el año pasado con la rehabilitación integral de los lavaderos de Mieliño, A Graña y el situado en el barrio de Banda do Río y seguirá con el del lavadero de Xexide y Portas, en el vial que va de Outeiro a Barraca.