Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los comuneros pedirán al pleno que declare la utilidad pública del camping de Udra

Quieren el respaldo de todos los grupos políticos para que Medio Ambiente dé luz verde al proyecto | Creen que la zona de acampada de Ons es un precedente a su favor

Un momento de la reunión de ayer en el salón de plenos del Concello de Bueu

Un momento de la reunión de ayer en el salón de plenos del Concello de Bueu

Gobierno local de Bueu, técnicos municipales y la directiva de la Comunidade de Montes de Beluso, acompañada por sus representantes legales, mantuvieron ayer una larga reunión para intentar desbloquear tres asuntos enquistados desde hace tiempo: el acondicionamiento de un vial de salida desde la playa de Lagos, el proyecto para un camping en Chan de Esqueiros y la iniciativa del parque forestal de Cabo Udra, que cuenta con una subvención de la Diputación de Pontevedra. La comunidad de montes está dispuesta a abanderar los trámites para la zona de acampada, pero previamente requerirá a la Xunta de Galicia que aclare si la iniciativa es viable desde el punto de vista urbanístico y al propio pleno le solicitará una declaración institucional en apoyo a la utilidad pública de este plan.

El camping que se pretende construir se ubicará en Chan de Esqueiros, que sirve de entrada al espacio de Cabo Udra y es un espacio afectado tanto por el Plan de Ordenación do Litoral (POL) y la Red Natura. El presidente de los comuneros de Beluso, Xosé Ramón Millán, explica que la normativa de la Red Natura sí permitiría la dotación de este servicio, pero los comuneros quieren un pronunciamiento expreso por parte de la Xunta de Galicia a través de la Consellería de Medio Ambiente e Ordenación do Territorio. Para ello se remitirá un informe urbanístico del propio Concello, que se quiere complementar con un acuerdo plenario que respalde la propuesta. La intención de los comuneros es mantener una reunión con los portavoces municipales en las próximas semanas para exponer la iniciativa y poder llevar la declaración al pleno del mes de diciembre.

Caravanas en Cabo Udra el primer fin de semana del mes de julio. FdV

La comunidad de montes y el propio Concello de Bueu están convencidos de la utilidad pública de esta zona de acampada, que incluiría un área de aparcamiento para caravanas. “Durante los meses de verano hay un problema grave con vehículos que aparcan de manera incontrolada y las dos administraciones con competencias, que son la Xunta y el Concello, son incapaces de resolver este desorden. Los que pagan las consecuencias son los vecinos y los comuneros porque algunas autocaravanas vacian sus residuos en el monte comunal”, manifestaba al término de la reunión de ayer Xosé Ramón Millán.

Los comuneros reclaman a Medio Ambiente que aclare si es viable acometer esta infraestructura en los terrenos de los que dispone la comunidad de montes y que el Concello se comprometa a llevar los servicios municipales, como abastecimiento y saneamiento, hasta la zona. En este sentido entienden que la zona de acampada de la isla de Ons, que se encuentra en un parque nacional y con un mayor grado de protección, es un precedente a su favor. Desde el gobierno local avanzan que desde la Concellería de Urbanismo se ha solicitado también una reunión con el Instituto de Estudos do Territorio, que depende de la propia Consellería de Medio Ambiente y que se encarga de la aplicación del POL.

El borrador que se maneja y sobre el que incluso se elevó una consulta a la Xunta en 2016 contempla una ocupación de unos 12.000 metros cuadrados, con capacidad para 147 parcelas. Los terrenos se sitúan a continuación del merendero de Chan de Esqueiros, en un espacio que hasta 1995 era un vertedero incontrolado, y el camping combinaría instalaciones en superficie con otras soterradas, aprovechando el desnivel del entorno. En aquella primera consulta desde Medio Ambiente dejaron la puerta abierta a autorizar el proyecto, siempre que se ajustase a las directrices del POL y de la Red Natura 2000.

En el encuentro celebrado ayer también se acordó realizar otra consulta a la administración autonómica, en esta ocasión a la Dirección Xeral de Montes y en relación al acondicionamiento del camino de A Ferrada. Los comuneros pusieron los terrenos a disposición del Concello para que habilitase un vial de salida a la playa de Lagos y acabar así con los problemas de acceso y estacionamiento. La obra está estancada desde hace dos años y en la última asamblea de la comunidad de montes se acordó conceder un plazo improrrogable de un año al Concello para ejecutar los trabajos. En caso contrario se procedería a revertir la cesión del camino, de unos 900 metros de longitud. Ayer acordaron realizar una nueva visita al sendero con los técnicos de las dos partes y elevar una consulta a la Consellería do Medio Rural.

Caravanas estacionadas en el entorno de Cabo Udra.

“Altamente preocupados” por la subvención del parque forestal

La reunión de ayer incluyó un tercer asunto que centró buena parte del encuentro: la subvención para acondicionar un parque forestal en Cabo Udra y sus alrededores, un proyecto que cuenta con una subvención de la Diputación de Pontevedra y con un presupuesto total de 55.000 euros.

"Creemos que hay un alto porcentaje de posibilidades de perder la subvención porque ya no se pueden pedir más prórrogas"

Xosé Ramón Millán - Presidente de la comunidad de montes

decoration

“Estamos altamente preocupados porque la ayuda se concedió en marzo de 2019, ya se solicitaron dos prórrogas, la anualidad de este año tiene que estar justificada a finales de diciembre y creemos que hay un alto porcentaje de posibilidades de perder la subvención porque ya no se pueden pedir más prórrogas”, advierte Xosé Ramón Millán. El presidente de la comunidad de montes argumenta que a mediados de octubre aún no se ha licitado la parte de obra correspondiente a 2020 y en la reunión de ayer se expresó que es factible completar los trabajos en un mes, pero siempre y cuando la meteorología acompañe. Algo que es difícil de garantizar en los meses de noviembre y diciembre.

Petición de responsabilidades políticas y a funcionarios

El alcalde de Bueu, Félix Juncal, avanzó en la reunión de ayer que el Concello realizará consultas con la Diputación para valorar la posibilidad de intercambiar parte de los trabajos de las anualidades de 2020 y 2021 para agilizar la tramitación administrativa. No obstante, los comuneros presentaron hace unos días un escrito a través del Rexistro Xeral en el que anuncian que en caso de que se pierda esa subvención provincial “procederemos a pedir responsabilidades políticas y/o a los funcionarios que correspondan” puesto que aseguran que desde que se levantó el estado de alarma “no se ha movido ni un papel para licitar las obras”.

Compartir el artículo

stats