El portavoz del PP de Moaña, José Fervenza, reprochó en la comisión de Mobilidade al concejal delegado del área, el socialista Rodrigo Currás, que no se hubiera tenido en cuenta a los arquitectos locales para participar en el estudio de accesibilidad de la travesía Ramón Cabanillas, como también le reprochó que no hubiera invitado a los grupos de la oposición a participar en la reunión que junto al arquitecto coruñés Carlos Seoane, al que encargó el proyecto, mantuvo con representantes vecinales.

El estudio, del que el edil y el arquitecto presentaron un avance en esa reunión de la semana pasada con un grupo reducido de vecinos, contempla la construcción de un ascensor en la rúa Canexa o de Cándida Lago, asociado a una pasarela que cruce la travesía Ramón Cabanillas. También contempla como otras posibles opciones a elegir para salvar el fuerte desnivel en este tramo de la travesía, otros dos ascensores, uno en A Martinga y a la altura de la antigua Joyería Boucelas. Además de los elevadores, también se presentaron como opciones las escaleras mecánicas y rampas, aunque en este caso requieren de un mayor espacio del que se carece. El edil dejó claro que todo es un estudio cumpliendo con los objetivos del Plan de Mobilidade Urbana e Sustentable.

En la comisión de este martes, Fervenza preguntó al edil sobre este estudio de mejora para Ramón Cabanillas después de conocerlo por la prensa, al día siguiente de producirse la reunión con los representantes de colectivos. El concejal de Mobilidade del gobierno local reconoció que no reparó en invitar a los grupos de la oposición a la reunión en la que estuvo presente el arquitecto, y que con respecto a la elección del profesional asegura que se guiaron por motivos de prestigio pidiendo presupuestos a cuatro en Galicia. El portavoz del PP asegura que ha sido un error no contar con los profesionales locales "que también tienen mucho talento".

Desde el PP se le pidió que en la próxima reunión que se convoque por este estudio además de ser invitados los grupos de la oposición, también lo sean los profesionales, tanto los técnicos municipales como los restantes del municipio.

El líder popular asegura que en este estudio encargado al arquitecto coruñés Carlos Seoane, el Concello invierte 15.000 euros, además del coste de un levantamiento topográfico de la zona. En este sentido reprocha al concejal que se haga este levantamiento cuando ya existe uno de todas las calles del municipio en el Concello. Rodrigo Currás le explicó que se había encargado para ver las alturas en la travesía en cuestión, que es el objeto del trabajo para analizar la posibilidad de instalación de estos elevadores. En la presentación del avance por parte del arquitecto, se mostraron ejemplos de estos elevadores en otras localidades de España como Rentería o Zumaia, en el país Vaso, el barrio de Echavacoiz en Pamplona; Badía del Vallés, en Barcelona y otras más cercanas como Vigo.