El PP de Cangas denuncia que Vilariño vuelve a ser pasto de vertidos, que incluso hay patos muertos como consecuencia de un delito ambiental del que culpan al Concello y que piensan denunciar para que esta situación no se perpetúe.