La concentración convocada por la Plataforma en Defensa da Sanidade de Moaña reunió ayer a cerca de 1.500 personas frente a la Casa do Mar de la villa para exigir, sobre todo, el regreso de las consultas presenciales en la atención primaria ante a preferencia por las telefónicas desde el inicio de la pandemia de Covid-19. Los asistentes desafiaron a la lluvia y, con ayuda de paraguas, ocuparon todo el tramo de la calle Concepción Arenal entre el cruce de la Travesía de Paz y el supermercado Froiz. La pancarta, con el lema "Atención médica presencial e inmediata", la sostuvieron directivos de asociaciones vecinales, Anpas, Asociación de Mulleres y colectivos de jubilados. El gobierno local, a través de la Mesa da Sanidade, también participó en la protesta, con ediles de BNG y PSOE entre los asistentes.

Mientras, el portavoz de SOS Sanidade Galicia, Manuel Martín, se encargó de leer un manifiesto en el que achacan las consultas telefónicas y las esperas de hasta dos semanas para una cita de este tipo "a los recortes de personal y recursos por parte de la Administración". Martín cargó directamente contra el gobierno gallego alertando de que mucha gente se ve obligada a recurrir a la sanidad privada "al no ser atendida en tiempo y forma" por el sector público, en uno de los momentos más aplaudidos de la protesta.

Los convocantes esperan que la protesta de Moaña se extienda a otras zonas de Galicia. La Plataforma, en voz de Concha Trigo, anunció también que este jueves a las 12.00 horas retomaban las protestas semanales para exigir mejoras en la atención primaria. Iniciarán asimismo una recogida de firmas con el apoyo del Concello para presentar ante el Sergas exigiendo, además de las consultas presenciales, el regreso del servicio de urgencias a Moaña, pues desde primavera está centralizado en Cangas. Piden también un refuerzo del número de ambulancias en la comarca.

Trigo argumenta que el regreso a las protestas de los jueves se debe "a que antes de la pandemia iniciamos estas concentraciones denunciando condiciones precarias de la atención primaria. Desde entonces no solo no hemos mejorado, sino que empeoramos mucho".

Los médicos moañeses recordaron, esta semana, el escaso espacio de la Casa do Mar, entendiendo que con consultas presenciales en su totalidad se pondría en riesgo a la población ante la pandemia. Desde la plataforma convocante de la concentración reconocieron la falta de espacios adecuados pero señalaron que "resolver esta situación está en manos de la Administración".

Manuel Martín, por su parte, también exculpó a los médicos y a los administrativos del centro de salud de la situación que se está viviendo y que en Moaña llevó a muchos usuarios del centro de salud a expresar su malestar desde comienzos del verano. Considera "inaceptable" que las personas tengan que esperar fuera de los ambulatorios a ser atendidos, como ocurre con las urgencias centralizadas en Cangas.

Martín explicó que la exigencia del regreso a las consultas presenciales se debe a que en estos momentos los centros de salud "tienen importantes problemas para ser accesibles por parte de la población". Asegura que con la consulta telefónica sufren sobre todo las personas mayores o con enfermedades crónicas. "Los servicios de atención primaria son la base de la entrada de la ciudadanía al sistema sanitario y los problemas de salud tienen que ser atendidos presencialmente por los médicos", argumenta.

Alertó, el manifiesto, de que el 40% del exceso de mortalidad registrado desde el comienzo de la pandemia se deben a enfermedades distintas al virus Covid-19, y lo atribuye precisamente al retraso y las dificultades para un correcto seguimiento médico. Más allá de la atención primaria, denuncian las "largas esperas" para intervenciones quirúrgicas en hospitales.

Como alternativa a la falta de espacio, los concentrados proponen un mayor rango horario con más sanitarios en los centros de atención primaria y hospitales para acabar con las esperas y la imposibilidad de las consultas cara a cara. Cifran en un 80% las atenciones médicas en Moaña que se realizan por teléfono en estos momentos.

Finalmente, y ante su demanda de un incremento en la inversión sanitaria en Galicia, los convocantes reclamaron que la mayor parte de los fondos europeos que le correspondan a la comunidad se destinen a este sector, recordando que para atajar los daños de la pandemia Bruselas entregará a España 140.000 millones de euros.

Entre los colectivos que apoyaron formalmente la concentración de ayer están las asociaciones de vecinos de O Real, Tirán, San Martiño, Berducedo, O Rosal, Praia-Seara, Domaio y Meira, además de la Federación de Anpas, la Asociación de Mulleres, el colectivo de familiares de usuarios de residencias de ancianos y el de familias con hijos con parálisis cerebral.