La situación en el mercado de trabajo está condicionada por los efectos de la pandemia de la covid-19. La comarca suma dos meses consecutivos de un aumento en el paro después de una serie de otros tres de creación de empleo, entre mayo y julio. Eso sí, en aquel momento se venía de tocar techos históricos debido al confinamiento y al cierre temporal de muchas actividades económicas. En marzo -cuando se declaró el estado de alarma- el desempleo afectaba a 6.113 vecinos de O Morrazo y a finales de abril esa cifra rozaba los 6.600.

En estos datos no figuran las personas que están incluidas en algún tipo de expediente de regulación temporal de empleo (ERTE), el mecanismo diseñado por el Gobierno central para intentar salvar el mayor número posible de empleos. Durante los meses centrales de la pandemia del coronavirus más de 900 empresas de la comarca de O Morrazo se acogieron a un ERTE, con más de 3.700 trabajadores afectados durante aquel pico.