Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las playas registran cuatro episodios contaminantes en el verano, tres en Bueu y uno en Moaña

Las analíticas de Sanidade apuntaron problemas puntuales en Agrelo, Loureiro, Mourisca y Tirán - En los siguientes muestreos los índices volvían a estar dentro de lo autorizado

Dos personas disfrutan ayer de la playa de Loureiro, en Bueu.

Dos personas disfrutan ayer de la playa de Loureiro, en Bueu. // Gustavo Santos

Hoy arranca el mes de octubre y las previsiones de MeteoGalicia apuntan a la llegada de un frente frío, que despedirá el breve "veranillo" de San Miguel. La temporada estival puede darse por concluida y el balance de las analíticas de la Consellería de Sanidade revelan que entre finales de mayo y septiembre se detectaron cuatro episodios de contaminación microbiológica en las playas de O Morrazo, tres de ellos en Bueu y otro en Moaña. No obstante, al tratarse de casos puntuales no deberían afectar a la calificación final de las aguas de baño de los arenales afectados, que se conocerán durante las próximas semanas y para la que se tiene en cuenta una media con las cuatro últimas temporadas.

Bueu es el municipio que registró más incidentes por contaminación microbiológica entre los meses de mayo y septiembre, que es cuando se realizan las analíticas de la Consellería de Sanidade. El primer caso se detectó en Agrelo el 26 de mayo, en el denominado "control 0". En aquel momento la presencia de Escherichia Coli (E.Coli) fue de 250 y el de enterococo intestinal de 1.700, cuando el límite máximo es de 1.000 en el primer caso y 600 en el segundo. El control se repitió tres días después, esta vez con resultados dentro de los parámetros autorizados, aunque de manera muy ajustada (700 y 590).

Agrelo es precisamente una de las playas de Bueu en la que este tipo de episodios puntuales son recurrentes casi todos los veranos debido a vertidos al río. De hecho junto a Banda do Río es la única del municipio que no tiene la calificación de excelente, sino de suficiente. En 2018, después de que Augas de Galicia impusiese una multa de 3.000 euros al Concello de Bueu, el problema se dio por resuelto al detectar que había un edificio cuyas aguas residuales estaban conectadas a la red de pluviales y no a la de saneamiento. Durante el resto de la temporada recién finalizada no se volvió a registrar ningún incidente y todas las analíticas dieron resultados muy bajos.

La incidencia más destacada se registró el 16 de junio en la playa de Loureiro, cuando los muestreos de Sanidade superaron ampliamente los topes de contaminación microbiológicaautorizados: 2.000 tanto en E.Coli como en enterococo.El análisis se repitió el 21 de junio con resultados radicalmente diferentes: 110 y 10. Loureiro también sufrió problemas en el pasado por las mismas causas, aunque su calificación sanitaria al final de 2019 fue de excelente.

El tercero de los casos de contaminación microbiológica se registró en la playa de Mourisca, justo al final de la temporada de verano. El 16 de septiembre el índice de enterococo intestinal en las aguas de esta playa de la parroquia de Beluso era de 780, superando el límite máximo para este parámetro. El muestreo se repitió cuatro días después y entonces los resultados en ambas variables fue de 9 y 9. El resto de las playas del municipio no ofrecieron problemas durante el verano, incluyendo la de Banda do Río, que por fin se estrenaba en el censo oficial de la Consellería de Sanidade.

El otro episodio de contaminación microbiológica registrado durante la presente temporada fue en la playa de A Ribeira de Moaña, en Tirán. En el "control 0" realizado a finales de mayo el índice de enterococo intestinal fue de 2.000, aunque dos días después el nivel era de solo 20. Durante el resto del verano no se registró ninguna incidencia más en las playas moañesas.

Lo mismo ocurrió en Cangas, que según los datos dela Consellería Sanidade no registró ningún incidente de contaminación microbiológica. Lo más destacado ocurrió a principios de agosto, cuando una avería en los sistemas de bombeo en la playa de Liméns provocó un vertido de fecales a última hora de la tarde y que obligó a izar la bandera roja. La incidencia quedó solucionada a primera hora de la jornada siguiente.

Compartir el artículo

stats