Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Puerto de Vigo requiere al Concello para que repare O Salgueirón o acudirá a los tribunales

El paseo está hecho un desastre - La Autoridad Portuaria afirma que Cangas debe cumplir el convenio de conservación y el gobierno cangués dice que el ente portuario debe ceder los terrenos comprometidos

Paseo de O Salgueirón, en la zona de A Chimenea.

Paseo de O Salgueirón, en la zona de A Chimenea. // Gonzalo Núñez

La Autoridad Portuaria de Vigo insiste en "mantenella e non enmendalla"y amenaza ahora con acudir al contencioso administrativo si el Concello de Cangas no se aviene a mantener y conservar el paseo marítimo de O Salgueirón, en Massó, tal y con establece el convenio que en su día firmó el Concello de Cangas, cuando José Enrique Sotelo (PP) era alcalde, y el Puerto de Vigo, con otro popular al frente, Ignacio López Chaves en el año 2015. Hay que recordar que al frente del Puerto de Vigo sigue otro destacado miembro del PP, Enrique López Veiga.

Lo que recibe ahora el Concello de Cangas de la Autoridad Portuaria es un requerimiento previo al contencioso para que proceda a realizar las obras necesarias para la entrega de los espacios recogidos en el ámbito de actuación del polémico convenio, que el actual gobierno local dice que la Autoridad Portuaria de Vigo incumple porque estaba ligado a la cesión al Concello del terreno de dominio público que comprende desde la Torre de Massó hasta la ballenera. Hay que recordar que fue una promesa realizada por el que fuera presidente del ente portuario vigués, Ignacio López Chaves.

Cesión

La citada cesión incluso fue aprobada por su consejo de administración. La llegada de Enrique López Veiga al Puerto de Vigo impidió una cesión que incluso había sido avalada por la por aquel entonces era ministra de Fomento, Ana Pastor. Entre medias, el Concello de Cangas requirió también a la Autoridad Portuaria para que reparase de forma urgente la escollera de Massó. Incluso lo amenazó con un expediente de orden de ejecución. Este fue durante el pasado mes de junio. Poco después, con fecha 29 de junio de 2020, el Puerto de Vigo en abierto conflicto con el Concello de Cangas, remitió un escrito en el que solicitaba la revisión del cumplimiento del convenio de colaboración de O Salgueirón. Ahora, en el requerimiento previo pide exactamente que se proceda a realizar las obras necesarias para la entrega de los espacios recogidos den el ámbito de actuación del convenio en perfecto estado de conservación, como así se hallaba en el momento de entrega "o procedan al abono de la cantidad resultante del presupuesto que se adjunta".

Las cláusulas del convenio son leoninas para las arcas municipales. Así, la segunda de ellas establece que el Concello de Cangas se compromete a la realización de las conexiones para agua y electricidad y hacerse cargo de los consumos eléctricos y de agua, a la limpieza, mantenimiento y conservación integral de toda la zona incluyendo la reposición de mobiliario urbano y demás elementos instalados en el paseo cuando sea necesario por su uso o , en su caso, de su desaparición. Para el Puerto de Vigo, la vigencia del convenio es indefinida. Sin embargo, a principios del presente año, se presentó un nuevo convenio al Concello de Cangas. El Puerto de Vigo aceptaría mantener el paseo de O Salgueirón a cambio de no pagar el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) y también de que el Concello se hiciera cargo de todas las reparaciones y desperfectos que había hasta la fecha. El gobierno local de Cangas echó cuentas. Volvía a perder dinero. Así que le comunicó a la Autoridad Portuaria de Vigo que no aceptaba el nuevo convenio que se proponía.

El Puerto de Vigo contrató incluso a la empresa mercantil OTIMA para que confeccionara un estudio sobre la condiciones en que se encuentran los espacios del ámbito de actuación del convenio y las actuaciones que son necesarias llevar a cabo. Todo antes que llevar a cabo las tareas necesarias en O Salgueirón, que ofrecen una imagen lamentable. Los árboles se secan, la hierba alcanza una altura desproporcionada y las farolas están rotas. El alcalde de Cangas, Xosé Manuel Pazos, volvió a manifestar ayer que no está dispuesto a ceder, cuando quien modificó las condiciones fue la Autoridad Portuaria a no ceder al Concello lo que se había comprometido. No entiende por qué el Concello debe cumplir y el Puerto de Vigo no.

Compartir el artículo

stats