La concesionaria Aqualia, a instancias del Concello de Bueu, procedió en la mañana de ayer a la reparación de la avería que había provocado una fuga en la carretera de Beluso, vertiendo en la playa de Robaleira, y que había sido denunciado por vecinos del lugar, alertando que podrían tratarse de fecales. El informe técnico apunta a que el vertido procedía de la red de abastecimiento y que por tanto era de aguas limpias, y se procedió a subsanar las deficiencias a primera hora de la mañana, teniendo que cortar el suministro de agua por espacio de una hora.

Al parecer la rotura de la tubería de agua potable se pudo haber producido en días pasados, a raíz de los trabajos de mantenimiento del vial que realizaron operarios de la Diputación de Pontevedra.

Por otra parte, Aqualia procederá próximamente a la sustitución de 200 metros de tubería de abastecimiento en O Valado, en un tramo en el que se repiten de forma sistemática las averías.