La villa de Cangas celebró hoy su Día do Cristo con las limitaciones de la pandemia del coronavirus, sin el ruido de las habituales atracciones de feriantes y sin su multitudinaria procesión religiosa. Pero hubo misa, por la mañana en la excolegiata dedicada al Cristo, cumpliendo con las medidas de seguridad anti-Covid, con aforo limitado y una persona en la entrada la iglesia que comprobaba el uso obligatorio de mascarilla y lavado de manos con el gel hidroalcohólico. Al estar limitado el aforo al 75% de la capacidad de la iglesia, hubo gente que tuvo que seguir la misa, que ofició el párroco Severo Lobato, en el exterior.

Las terrazas durante el aperitivo estuvieron llenas y el público volvió a reunirse en el centro, ya al caer la noche, para disfrutar, a las 21:00 horas, del primer concierto de banda desde la pandemia, con la actuación de la Banda de Música de Cangas "Belas Artes", bajo la dirección de Humberto Carballo y un repertorio de música muy actual con piezas de Michael Jackson, Abba, y de Raphael,como su tema "Mi gran noche", entre otras. El concierto se celebra en la Praza da Constitución, con el público en sillas para cumplir con la distancia social.

La banda vuelve a llenar de música Cangas

Ya a partir de las 22:30 horas está previsto el primero de los conciertos de noche que ha programado el Concello a lo largo de esta semana que Cangas tenía que estar en fiestas. En las Naves de Ojea actúa Cherry Sweet.