La piscina municipal "A Balea" de Cangas, que cerró sus puertas el pasado 14 de marzo debido a la pandemia del COVID-19 se encuentra preparando su apertura para tener todas las medidas de seguridad listas el próximo 1 de septiembre, tal y como señala la gerencia de la empresa encargada de la explotación Soon Management.

Estos protocolos, dicen, consisten "en medidas de seguridad que ayudarán a cuidar la salud de los usuarios como el uso de mascarilla obligatoria, el uso del equipamiento con toalla obligatoria, el uso de gel hidroalcoholico para la manipulación de los distintos utensilios durante la estancia en la instalación, la desinfección constante de las taquillas, la prohibición del uso de secadores de pelo, y las recomendaciones de uso de gomas o cintas de pelo, y en la medida de lo posible evitar el uso de duchas, entre otros elementos". Además, recordar siempre la distancia de seguridad en cada uno de los espacios.

Por su parte, la empresa confirma que se han implementado medidas de limpieza exhaustivas "que harán que la instalación sea un lugar totalmente seguro. Gracias a la información constante que hemos recibido de otros lugares del mundo de la mano de IHRSA (International Health, Racquet & Sportsclub Association), hemos adoptado medidas que han funcionado en otros lugares, donde ya han abierto instalaciones deportivas", menciona Ramiro Rojo, director del grupo.

Alude a una investigación de un equipo de la Universidad de Oslo sobre la transmisión del SARS-CoV-2 (el virus responsable de COVID-19), disponible en el enlace https://www.leisureopportunities.co.uk/news/COVID-19-SATS-STOLT-EVO-Fitness-Michael-Bretthauer-University-of-Oslo/345783,

que concluye que "no existe la amenaza de una mayor propagación de COVID-19 en las instalaciones de acondicionamiento físico, incluso si se lleva a cabo un entrenamiento intensivo".

Con respecto a los servicios pagados y no disfrutados con motivo del estado de alarma del mes de marzo, se realizará una compensación única en el mes de septiembre del día 1 al 15 para abonados y del 14 al 30 para cursillistas, solventando así dicho pago. Así mismo, todos los usuarios tendrán como fecha límite para tramitar bajas hasta el día 20 de septiembre, las cuales deberán realizarse directamente en la recepción de la instalación, evitando así cobros de meses posteriores.

El horario de apertura del centro será el habitual:

— De lunes a viernes: de 7:30 a 22:30 hrs.

— Sábados: de 9:00 a 14:00 hrs.