Vecinos y visitantes que regresaban ayer por la tarde de pasar el fin de semana en Ons mostraron su malestar por la imposibilidad de mantener la distancia de seguridad y de cumplir todas las medidas higiénico-sanitarias en uno de los viajes de regreso a Bueu. Los videos e imágenes tomadas por algunos de los pasajeros muestran a numerosas personas viajando de pie y sin poder mantener una distancia de entre 1,5 y 2 metros con el resto de viajeros.

La situación se vivió en uno de los trayectos de regreso a Bueu de ayer por la tarde, cuando el mal tiempo forzó a muchos visitantes a dejar la isla. Desde el pasado 4 de agosto el tope de 1.300 visitas diarias a la isla se ha cubierto todos los días, una cifra a la que hay que sumar a los isleños que acuden a sus viviendas y que están fuera del cupo general y a los campistas que pernoctan en la zona de acampada. Ayer, pese a las previsiones meteorológicas, se superaron el millar de visitas y apenas quedaron 250 autorizaciones sin vender.

Aunque la gran mayoría de los viajeros respetaban la obligación de llevar la mascarilla de protección puesta muchos pasajeros mostraron su malestar por la imposibilidad de mantener las distancias durante el trayecto desde Ons a Bueu, unas quejas que también quedaron patentes a través de las redes sociales con fotografías e imágenes. El hecho de no poder guardar esa distancia interpersonal es uno de los factores de riesgo en la transmisión del coronavirus.