El centro de salud de Cangas está entre los 28 de Galicia en los que la Xunta aplicará un plan de eficiencia energética con el fin de reducir costes y ahorrar daños ambientales, en este caso sustituyendo la actual caldera de gasóleo por una de biomasa. La Consellería de Industria y el Servizo Galego de Saúde firmarán un acuerdo marco que permitirá invertir un total 80.000 euros en los próximos cinco años (15.644 en cada anualidad) del total de 1,5 millones que dedicará a este plan y que financiará a través de fondos Feder. Para la instalación de las nuevas calderas da prioridad a los centros de salud que se abastecen con gasóleo, propano y acumuladores eléctricos. Según la Xunta, en las instalaciones de Cangas se reducirán más de 62 toneladas al año de emisiones contaminantes.