No habrá pleno extraordinario y urgente para debatir la retirada o no del apoyo del Concello de Bueu a la declaración de Ons como Patrimonio Mundial de la Unesco. Al menos no esta semana. El gobierno local, que ayer mantuvo una reunión con la directiva de la asociación, considera un "sinsentido" la petición del PSOE, que la presentó apenas unas horas después de haber votado en contra de la urgencia de este asunto en la sesión plenaria del lunes. "Si el lunes no era urgente no entendemos qué es lo que ha cambiado de un día para otro para que ahora sí lo sea", afirmaba ayer el alcalde de Bueu, Félix Juncal.

La ausencia del regidor en la sesión plenaria del lunes -debido a motivos familiares de carácter grave- fue la que propició un empate a la hora de votar la urgencia, que para salir adelante necesitaba mayoría absoluta. "Lo de las formas es solo una excusa y actuaron con premeditación, su intención es destruir y no construir", sostiene Juncal.

Desde el ejecutivo local defienden la forma de proceder desde que la Asociación de Veciños e Amigos de Ons presentó el viernes el escrito en el que solicitaba al pleno que se pronunciase a este respecto. Por un lado, subrayan que en las reuniones que se mantuvieron durante las últimas semanas se acordó que una vez que el colectivo vecinal se decidiese a dar este paso ya no se convocaría ninguna junta de portavoces o comisión informativa porque el asunto estaba ya suficientemente tratado. "En todo caso desde el PSOE deberían explicar por qué no acudieron a la última junta de portavoces", reclaman desde la alcaldía.

Por otro lado, recuerdan que el mismo viernes se envió a los grupos de la corporación un escrito con el texto de la moción para que se pudiesen hacer cambios, enmiendas o aportaciones. "Nadie dijo nada, dejaron transcurrir conscientemente el tiempo y el lunes actuaron de forma premeditada al votar en contra de la urgencia", achaca Félix Juncal a los concejales del grupo municipal socialista.

Antes de adoptar una decisión definitiva ante esta propuesta de pleno extraordinario y urgente desde la alcaldía se convocó una reunión con la directiva vecinal para valorar el actual escenario y ambas partes coinciden en que "no tiene sentido hacerlo estos días". La potestad de convocar o no ese pleno extraordinario y urgente es del alcalde y como el escrito no venía avalado por al menos un tercio de la corporación no está obligado a convocarlo.

Así, se dejará pasar la convocatoria electoral del próximo domingo y en las semanas siguientes se tanteará la posibilidad de convocar el pleno o dejarlo para septiembre. No obstante, Félix Juncal avanza cuál será una de sus primeras acciones después de las elecciones del domingo. "Desde el Concello de Bueu nos dirigiremos a los próximo presidente o presidenta de la Xunta para que se resuelva de una vez por todas este asunto; los vecinos de Ons no se merecen lo que está ocurriendo", sentencia.