"Hay sintonía y ganas de trabajar juntos". Es uno de los mensajes repetidos tras la reunión celebrada ayer en el Concello de Cangas entre representantes del gobierno local y de colectivos de comerciantes, industriales y hosteleros del municipio con el objetivo de promover medidas que ayuden al sector a recuperarse de la crisis por el Covid-19. Mejorar las infraestructuras, emitir bonos de compra con descuentos financiados con dinero municipal y crear una plataforma logística de ventas que agrupe a los establecimientos de ámbito local son las tres principales medidas que se pusieron sobre la mesa y que todas las partes se comprometen a "madurar" en las próximas semanas para ponerlas en marcha en el menor plazo posible. El ejecutivo cangués ya anunció que reserva una partida de en torno a 100.000 euros en el presupuesto de este año con esa finalidad, aunque la cuantía puede modificarse durante las negociaciones. "No queremos adelantarnos a los acontecimientos hasta que se reúnan los portavoces de los grupos para valorarlo", señalan desde el sector, que apuesta por "ir todos a una" para superar con éxito esta crisis.

El encuentro de ayer estuvo presidido por el alcalde, Xosé Manuel Pazos, acompañado de las concejalas de Desenvolvemento Local, Servizos Sociais y Turismo -Sagrario Martínez, Victoria Portas y Aurora Prieto, respectivamente- y participaron representantes de la Federación de Comerciantes e Industriais do Morrazo (Fecimo), la asociación Cangas Vella y la Asociación de Restauradores de Cangas (Areca). Transcurrió en un "ambiente cordial y de entendimiento", en palabras del regidor, y el Concello se muestra "receptivo" a las propuestas, que deben tomar forma en próximas reuniones a corto plazo. La de los bonos de compra está "madura" y con partida presupuestaria prevista, que en principio servirá para bonificar el 20% del importe de compra. Se emitirán bonos de 25 y/o 50 euros para compras directas, al margen de otras ayudas de emergencia social, anuncian.

Coronavirus en Galicia: última hora

Sigue las noticias sobre la incidencia de la pandemia del Covid-19 en la comunidad

Más novedosa y más verde estála creación de una plataforma de comercio local -"una especie de Amazon en pequeño", en palabras de los hosteleros- que englobaría a todo el comercio local, ya sea de alimentación, hostelería, ropa, ferretería o complementos, incluidos la plaza de abastos y pequeñas tiendas. Se encargaría de gestionar y trasladar los productos a casa de los clientes que lo demanden en las mejores condiciones y el menor tiempo posible. Una labor que se haría a través de un sistema de reparto propio o de una empresa de servicios creada al efecto. De momento, la idea está en su "punto de partida y habrá que madurarla y darle forma", apuntan los asistentes a la reunión de ayer en el salón de plenos del consistorio.

La pequeña empresa tiene especial interés y esperanzas en que esta iniciativa fructifique porque es consciente de que las medidas de distanciamiento social y de limitación de aforo en los locales se mantendrán durante meses y que los cambios de hábitos sociales han venido para quedarse más allá de la pandemia de Covid-19. Algunos profesionales ya han anunciado que empezarán de inmediato a servir sus productos a domicilio porque necesitan generar ingresos y confían en el éxito de una fórmula que echa mano de las nuevas tecnologías.

La propuesta para Cangas, extensible a toda la comarca de O Morrazo, es similar a la que ya se desarrolla en otros municipios, como es el caso de Vigo con la plataforma DBarrio. La web funciona como un "marketplace" con espacio para cada establecimiento, que cuenta con su propia URL (localizador de recursos uniforme) y presenta varias ventajas con respecto a los gigantes del sector, como la inmediatez y rapidez, pues se trata de producto de proximidad y que se puede poner en casa del destinatario en menos de una hora.

La puesta en marcha de estas iniciativas debe ir pareja a la dotación de medios de protección personal y de más concreción por parte de las administraciones implicadas. Areca, Fecimo y Cangas Vella ya valoran la posibilidad de constituir "una especie de central de compras de EPIs" (equipos de protección individual) para acceder a los proveedores en mejores condiciones logísticas y de precios, pues en el mercado hay más demanda que oferta y fabricantes e intermediarios aprovechan la situación para sacar tajada. Concello y colectivos de Cangas quieren trabajar juntos en este objetivo, al igual que en aplicar "mucha pedagogía" para salvaguardar la salud de la ciudadanía y recuperar la confianza de los consumidores en el mínimo plazo.