Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Policía comprueba en Moaña tiques y maleteros de conductores que van a la compra

El control viario de ayer se salda sin multas y los agentes municipales reconocen que los vecinos están cada vez más concienciados de la necesidad de respetar el confinamiento

Un usuario, ayer, entrando al centro de salud de Moaña.

Un usuario, ayer, entrando al centro de salud de Moaña.

El tercer lunes de confinamiento estuvo marcado en Moaña por la tranquilidad. Frente a la oleada de nuevos positivos por Covid-19 en Cangas, las autoridades de Moaña no constaron ningún brote que llevase a aviso por parte del Sergas. En el centro de salud de la Casa do Mar también reinó la tranquilidad con atención telefónica y muy pocos usuarios presenciales. Y es que tal y como anunció el Sergas, el Punto de Atención Continuada (PAC) se desplazó a Cangas, en donde se concentra todo este servicio hasta que pase la alerta sanitaria.

Eso sí, las curas y la atención primaria de Meira y Domaio está ahora concentradas en la Casa do Mar del casco urbano, pues el ambulatorio de Domaio se tuvo que cerrar por el positivo en coronavirus de varios sanitarios. El resto fueron puestos en cuarentena para su control.

Los que sí tuvieron ración doble de trabajo, una vez más, son los agentes municipales. Y es que la Policía Local, junto a la Guardia Civil, llevó a cabo controles viarios para detectar a aquellos que se saltan el confinamiento sin el pertinente justificante laboral. Ayer el control en Moaña se llevó a cabo por la tarde en la rotonda de Salitre y en el final de la Avenida Concepción Arenal.

En varias horas de control apenas fueron parados unos 30 coches, lo que refleja que cada vez son menos los vecinos que salen a la calle. Y menos aún son los que se arriesgan a saltarse el confinamiento. De hecho, ayer el control concluyó sin ningún multado. Los agentes comprobaron que todos tenían justificante laboral o acudían a realizar compras a la farmacia y el supermercado. Para ello incluso llegan a comprobar los maleteros y los tiques de compra para asegurarse de que son del día y nadie tira de pillería para poder dar un paseo.

El grado de cumplimiento del estado de alarma en Moaña está siendo muy alto estos días, según los cuerpos de seguridad.

Aplausos

Al igual que ocurre en Cangas, en Moaña los integrantes de los cuerpos de emergencia y de seguridad acuden a las ocho de la tarde a aplaudir a los sanitarios del centro de salud. Ayer acudieron agentes municipales, efectivos de la Guardia Civil y voluntarias de Protección Civil. Este servicio de voluntarios está muy visible en las últimas semanas en las calles de Moaña, al encargarse del servicio "Moaña Facilita" para llevar la compra de supermercado o farmacia a las casas de vecinos con problemas de movilidad o que no pueden salir a realizar recados durante este confinamiento bien por tener niños a su cargo sin otros cuidadores o bien por estar en un grupo de riesgo que podría derivar en patologías graves en caso de contraer el Covid-19.

Después los tres cuerpos recorren el municipio con las sirenas puestas. Este ritual comenzó por el centro, pero ahora circulan también por el rural. Ayer lo hicieron por Berducedo, San Martiño y Tirán.

Compartir el artículo

stats