Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

A Borneira establece un protocolo para vigilar los barcos de recreo

Recomienda que solo se acuda al pantalán en caso estrictamente necesario y que lo hagan personas menores de 60 años sin patologías

Pantalán de Séptima Lista en Cangas. // Santos Álvarez

Pantalán de Séptima Lista en Cangas. // Santos Álvarez

Los propietarios de embarcaciones de Séptima Lista (embarcaciones de recreo) se encuentran con que el confinamiento y la prohibición de la actividad se genera el problema de cómo cuidar de sus barcos. La Asociación A Borneira argumentan que es un pantalán sin abrigo y hay que tener control sobre las embarcaciones porque pueden generar daños a terceros, si se sueltan cabos. Así que la asociación de Séptima Lista de Cangas estableció un protocolo con la intención de, si saltarse el confinamiento, poder cuidar de sus barcos.

Entre las medidas figura acudir al pantalán solo cuando es estrictamente necesario, es decir, por causa de fuerza mayor, que las personas que acudan a revisar las embarcaciones tengan menos de 60 años y sin patologías de riesgo, informar a la Policía Local y Guardia Civil cuando pregunten el motivo de la presencia en el pantalán. El colectivo pide a sus asociados que lleven consigo el DNI, la copia de la hoja de asiento o del permiso de navegación, utilizar siempre la rampa de acceso de manera ordenada, uno por uno, permanecer en el pantalán solo el tiempo imprescindible y no tocar la cara con las manos y al llegar a casa lavarse bine la manos, además de seguir todas aquellas recomendaciones sanitarias que se consideren oportunas.

La Asociación A Borneira trasladó este protocolo a todos los socios, esperando que las medidas que él aparecen no contradigan la orden de confinamiento. También se señala que en época de buen tiempo no se hace tan necesario acudir al pantalán para vigilar el estado de los cabos, que con que se acuda cada quince días es suficiente.

Compartir el artículo

stats