DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Álvaro Rodríguez Cid: "Cualquier profesor sabe a estas alturas qué alumnado puede pasar el curso"

No cree que en ESO y 1º haya problema por aplazar la vuelta a las aulas y apuesta por readaptarlas para 2º de Bachillerato y Ciclos

El director del IES A Paralaia, ayer en el centro. // Fdv

El director del IES A Paralaia, ayer en el centro. // Fdv

Fue el primer director de un centro educativo que gestionó un protocolo de cuarentena para un alumno cuya familia había dado positivo al Covid 19. El menor resultó que finalmente estaba infectado, pero afortunadamente tanto él como sus familiares ya están de alta y a la espera de uno de ellos. Dice que es la mejor noticia y que en el instituto -que sepan- no se haya producido ningún contagio. Álvaro Rodríguez asegura que siguen día a día impartiendo materia a los alumnos mediante el aula virtual y a la espera de lo que decida el Gobierno que baraja posponer hasta mayo o junio la vuelta a las aulas.

-¿Cómo llevan la situación?

-Parece bastante obvio, que nos ha pillado el toro? Lo deseable ahora es que logremos revertir esta situación y que haya el menor número de víctimas. Y la forma es quedándonos en casa.

-El Gobierno baraja posponer la vuelta a las aulas a mayo o junio.

-Creo que hace lo correcto, estamos hablando de la vida de las personas. Lo primero es garantizar la salud, muy especialmente de los mayores y los niños. Está bien retrasar la fecha lo que sea necesario para preservar la salud de todos.

-¿Se puede salvar este curso?

-Yo creo que sí aunque hay que matizar algunas cuestiones. Lo tengo muy claro respecto al alumnado de la ESO y 1º de Bachillerato, que normalmente, pasan seis años en el centro, y por no tener clase presencial, un mes o lo que sea, no tiene por qué ser determinante en su aprendizaje. Cualquier profesor sabe a estas alturas qué alumnado es competente para pasar de curso. Y aún quedaría la convocatoria extraordinaria de septiembre. Otra cosa distinta es el alumnado de 2º de Bachillerato y 2º de Ciclos Formativos, creo que en este caso es necesaria una readaptación (modificar fechas de finalización) de la parte final del curso para resolver su acceso a los estudios superiores o al mundo laboral.

-El profesorado es una pieza clave en esta crisis para los estudiantes ¿qué comentarios les llegan de ellos?

-Somos pieza esencial del engranaje. En condiciones normales los alumnos conviven a diario, por lo menos, seis horas con sus profesores y ahora les están apoyando en todo momento y animándolos, que sigan aprendiendo y sepan afrontar esta situación que les ha tocado vivir. Normalmente llaman al centro por incidencias técnicas como que no son capaces de entrar en el Aula Virtual o en la videoconferencia; alguno también nos advierte que algún profe se pasó con las tareas; pero, sobre todo, echan de menos, ver a sus amigos y salir a la calle. Ellos y nosotros vamos a valorar mucho más el tener una clase con normalidad.La incertidumbre les hace quemar muchas energías que deberían poder dedicar a su estudio. Hay que darles tranquilidad y lograr que en estas circunstancias ellos no sean también víctimas. Lograr que lo que han cosechado durante tanto tiempo ahora no se pierda. Confío mucho en su trabajo y el de sus profesores y estoy estarán a la altura.

-¿Cómo afrontan el problema de los alumnos sin internet en casa?

-Ellos con un poco más de intranquilidad que el resto. Pero desde el centro diseñamos a través de los tutores una vía de comunicación permanente con ellos. Los tutores juntan las actividades, las reenvían por correo electrónico al miembro del equipo directivo que está de guardia en el centro, de lunes a viernes de 10:00 a 13:00h, y éste, las imprime para cuando pueda venir a buscarlas alguno de sus progenitores. Lo importante es que el profesorado sea flexible, nos importa que ellos sigan trabajando, pero no puede ser un elemento que genere más ansiedad en ellos y sus familias, que bastante tienen.

-¿Hay ayudas para dotarles de Internet y ordenador?

-Creo que son necesarias, porque hoy no tenerlo en casa es como vivir en cuarentena permanentemente. El acceso a internet es un elemento de desigualdad social. Creo que la Xunta aprobó un plan de ayudas, pero me imagino que no llegará a tiempo para resolver su situación actual.

-Usted y su equipo fueron ejemplo de buena gestión, cuando aún había muchas lagunas en los protocolos,con un alumno que al final dio positivo y que afortunadamente ya está dado de alta. ¿Dos semanas después como ve aquello?

-El equipo directivo siempre toma decisiones consensuadas y decide actuar, no esperar acontecimientos. Simplemente aplicamos el sentido común y las indicaciones, que tres días antes los responsables de la Consellería nos dieron a los directores en Pontevedra. Y todo ello, con la colaboración de la familia del alumno que entendió perfectamente lo que estábamos haciendo. Cuando dudábamos de alguna indicación que se nos daba (que alguna hubo) decidíamos poner siempre por delante la seguridad de todos. Luego, ya nos pusimos en manos de los que saben y seguimos sus indicaciones. Lo mejor es que el alumno y su familia están bien. Y después, la mejor noticia es que en el instituto -que sepamos- no se produjo ningún contagio, en parte, por el trabajo de todos, también del personal de limpieza que trabajó duro para tener la instalación lo más saneada posible. Es cierto, que vivimos situaciones tensas, pero tratamos en todo momento estar serenos, transmitir tranquilidad e ir paso a paso.

Compartir el artículo

stats