DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La investigación sabía que el narcosubmarino llevaba 3.000 kilos de cocaína al salir de Macapá

La DEA tenía información de los teléfonos de los involucrados en la operación -Uno de los ecuatorianos detenidos entró en Brasil por el aeropuerto de Manaos, según el departamento de emigración brasileño

Momento en el que se eleva el submarino al muelle de Aldán. // Gonzalo Nùñez

Momento en el que se eleva el submarino al muelle de Aldán. // Gonzalo Nùñez

Una bolsa comercial en el interior de una maleta propiedad de uno de los ecuatorianos que fueron detenidos en la operación del "narcosubmarino" hundido en Aldán el pasado 24 de noviembre de 2019, sitúa un lugar entre Manaos y Macapá como punto de lanzamiento del semisumergible, en una zona del Amazonas que conecta con el océano Atlántico.

También las autoridades brasileñas de emigración tenían constancia de que uno de los ecuatorianos detenidos en la operación había entrado por el aeropuerto de Manaos, capital del estado de Amazonia y centro económico y financiero del norte del país. De esa ciudad a Macapá, donde el río Amazonas prácticamente desemboca en el Atlántico, hay algo más de 1.000 kilómetros.

Operación Baluma: el narcosubmarino de Aldán por dentro

La investigación policial internacional supone que de esa zona pudo salir el semisumergible y en el informe realizado por la Guardia Civil se constata que es verosímil que el semisumergible atravesara todo el Atlántico, que tenía autonomía para hacerlo con un depósito de 20.000 litros de gasoil. Los tripulantes llevaban incluso máquinas para cortar el pelo. Los ecuatorianos también llevaban moneda americana y de su país.

Estos son los primeros datos de un sumario cuyo secreto levantó el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción Número 1 de Cangas. Sin embargo, el sumario abierto por las fuerzas de seguridad portuguesas aún permanece secreto. Desde el Centro de Análisis de Operaciones Marítimas en materia de Narcotráfico (MAOC), con sede en Lisboa, se advirtió que una embarcación con una velocidad de 7 nudos va camino de Galicia con 3.000 kilogramos de droga, a la zona de O Hío. Es decir, antes de llegar a Aldán y ser descargada la droga del semisumergible, la investigación internacional, entre la que se incluye la DEA, ya sabía cuánta cocaína transportaba el semisumergible y el destino. Precisamente la Agencia Antidroga de Estados Unidos poseía información relacionada con los teléfonos de los involucrados en la operación. Esta información coincidía con la que tenía ECO Galicia, de que se pretendía introducir en Galicia, a través de un semisumergible droga en en Galicia.

Fuentes de la investigación portuguesa señalan que durante cuatro días intentaron localizar al semisumergible y que al no poder hacerlo se dio conocimiento a las autoridades españolas. Los portugueses también están convencidos de que el semisumergible, de elaboración casera, de fibra de poliéster y de 20 metros de largo, había cruzado el Atlántico sin ninguna ayuda. De un análisis muy meticuloso de la droga se podrá sabe si la cocaína es de Colombia, de Bolivia o de Brasil, lo que ofrecerá datos del cártel sudamericano que la pretendía hacer llegar a Galicia, supuestamente a otra organización criminal radicada en esta comunidad autónoma. El silencio de los principales detenidos hace que el inicio y el final de la operación no esté aún esclarecido.

Compartir el artículo

stats