Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"La gente puede hablar de tumor maligno, pero no de cáncer"

Testimonio de una vecina que perdió a su madre por la enfermedad

Lazo en el Concello cangués. // S.Á.

Lazo en el Concello cangués. // S.Á.

Recuerda esta vecina el día que acudieron al médico cuando su madre se encontró mal y cómo el doctor le pidió hablar fuera, en el pasillo. Ese fue su primer cara a cara contra el cáncer, una palabra que ella nunca evitó pero que sí lo hizo a su padre durante los más de dos años de lucha contra la enfermedad. Pese a ser una persona adaptada a los tiempos, el dolor de la palabra cáncer era muy grande para su padre. Como a él, esta vecina asegura que mucha gente te puede hablar de la palabra tumor maligno, pero no nombrar cáncer porque ya supone "que te mueres".

La enfermedad de su madre no le impidió a ella trabajar, aunque fueron más de dos años prácticamente sin vida más que la dedicada a su progenitora, con la que acudía al médico y le daba ánimos. Ella sabía que tenía los días contados, que no iba a pasar de cinco años y asumir eso es terrible. Por eso que, a través de la Seguridad Social, llegaron hasta la Asociación Española Contra el Cáncer, que en seguida les ofreció apoyo piscológico. Dice que una psicóloga acudió al domicilio de forma periódica y les ayudó a gestionar una silla de ruedas para cuando no pudo caminar, todo de forma gratuita a través de la AECC; incluso indicaba los pañales que se debían pedir. Su madre fue tratada en Povisa y asegura que solo puede decir cosas buenas. El consejo que puede dar a las familias que pasan por esta situación es que nunca dejen de tener paciencia, que en esos momentos "hay que trabajar, que se llora después y que hay que seguir con fuerza".

Compartir el artículo

stats