La junta de gobierno local adjudicó ayer a la empresa Vale el acondicionamiento de las rúas Poio y Enseñanza por un importe de algo más de 100.000 euros. Estos trabajos pretenden abarcar una solución global a todo el espacio comprendido entre las citadas calles. Los vecinos de todo el barrio llevan tiempo demandando una solución al acceso peatonal y a la regulación de elevado número de vehículos en las horas puntas de entrada y salida de los escolares al centro educativo sito en la calle Enseñanza, el colegio Compañía de María.

El citado centro tiene escolarizados a niños del mismo barrio, de otros lugares y también de municipios limítrofes, lo que ocasiona un caos de gente y vehículos en horas punta. En la actualidad no está habilitada una zona de espera, circunstancia que agrava la situación, ya que los vehículos de padres, madres y abuelos se concentran delante del puerta del citado centro escolar para dejar a los escolares, paralizando el tráfico y provocando retenciones día tras día.

El lugar donde se actúa es propiedad municipal, sito entre las traseras de las edificaciones de la rúas Poio, Enseñanza y Pancho Eiroa y el acceso a través de la rúa Poio. En la actualidad, según señala el proyecto, se encuentra en un estado intransitable. El pavimento de acceso en el tramo que corresponde a rúa Poio es de aglomerado asfáltico. El actual actual de pavimento, en general, es muy deficiente presentando un elevado grado de desgaste. Se hace necesaria la actuación inmediata para resolver problemas puntuales agravados por la realización de bacheos y pavimentaciones parciales. El paso de los diferentes servicios subterráneos y el alumbrado público ayudan al deterioro y causas unos efectos visuales no adecuados para una carretera. Debido a su anchura, y al no tener una salida rodada, no existen aceras en ningún punto de su trazado.

Desde el Concello se propone enlazar la rúa Poio con la Enseñanza a través de una senda peatonal y facilitar una ruta segura y sin vehículos. Por otra parte, en el frente de la Compañía de María, entre la Casa dos Pobres (propiedad municipal) y las edificaciones de las rúas Enseñanza y parte posterior de Pancho Eirora, hay un gran bolsa de terreno municipal donde se proyecta dos niveles diferenciados: una zona de esperan en la misma rasante de la carretera con una pequeña zona verde donde poder parar y dejar, esperar y recoger a los niños, dotada con alguna plaza de aparcamiento. En la zona más baja, aparcamiento para los vecinos del lugar, ya que la humanización de la rúa Enseñanza obliga a la eliminación de alguna de las plazas de aparcamiento actuales. Para desarrollar estos trabajos es necesario la demolición de una caseta fuera de uso.