Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El pleno reprueba al alcalde y al edil de Facenda por el caso de los núcleos costeros

El gobierno rechazó entrar en votación y el regidor insistió en que no ocultó nada, porque el correo no fue enviado a su nombre -Abalo dijo que el abogado tenía una orden de recurrir ante el Supremo y el procurador no la ejecutó

El alcalde de Cangas, Xosé Manuel Pazos, en el pleno del viernes por la noche. //Gonzalo Núñez

El alcalde de Cangas, Xosé Manuel Pazos, en el pleno del viernes por la noche. //Gonzalo Núñez

El alcalde de Cangas, Xosé Manuel Pazos, (ACE) y el concejal de Facenda, Mariano Abalo, (ACE) fueron reprobados por su gestión en el asunto de los núcleos costeros en un pleno donde el líder del PP, José Enrique Sotelo, sorprendió a todos culpando al gobierno local de que el paseo de O Salgueirón no fuese del Concello de Cangas y se aprobaron las condiciones que exige la corporación municipal a la Xunta para poner a su disposición terrenos para un nuevo centro sanitario. Eso sí, se tardó desde abril de 2018 en contestar al escrito del Sergas. También sirvió el pleno para aprobar el inicio del trámite para que el Centro de Salud de Cangas lleve el nombre del pediatra Pereiro Francés.

La reprobación solicitada por Avante! se había colocado en el orden del día del pleno de manera estratégica. Tuvieron que pasar casi dos horas para debatir este asunto en un salón de sesiones poco ambientado, pero con público empeñado en participar en la contienda política. Algún asistente tuvo que ser advertido por el regidor local. Muy cerca ya de las 22.30 horas sonó la campana. El grupo de izquierdas Avante!, -en el anterior mandato socio de ACE, formación a la que pertenecen el alcalde y el edil de Facenda, Mariano Abalo- abría fuego, y no lo hacía a discreción. Tenía como objetivo el alcalde y el mencionado edil. Tras la publicación de los correos electrónicos en FARO DE VIGO, Avante! acusó a ambos políticos del gobierno de conocer en abril de 2019 que no se había podido presentar el recurso de casación ante el Tribunal Supremo para recurrir el fallo del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) que otorgaba la razón al Estado y rechazaba los núcleos costeros propuestos por el Concello de Cangas, donde se reduciría la línea de protección de 100 a 20 metros.

Fue la portavoz de Avante!, Ánxela Vizoso, la que defendió la propuesta de reprobación y calificó el comportamiento de muy grave, ya que se ocultó a los anteriores socios de gobierno y a la corporación municipal información vital. Vizoso no dudó tampoco en relacionar la ocultación con la campaña electoral de las municipales. Pazos quiso intervenir de inmediato, aunque Mariano Abalo prefirió esperar a que hablaran el resto de portavoces, algo que el propio alcalde no entendía demasiado. Xosé Manuel Pazos se dio prisa para decir que Ánxela Vizoso había mantenido una conservación con el abogado del Concello de Cangas, José Ramón Vázquez Cueto, que le había informado que el correo no había sido mandado a su nombre, sino a la Alcaldía-Apoyo Jurídico. Torció el gesto cuando dijo que lo de la reprobación era un brindis al sol y fue a degüello cuando manifestó aquello de que electoralismo era lo que hizo Avante!, que cambió de nombre (antes ASpUN) para sacar réditos políticos.

Era la primera vez que Xosé Manuel Pazos decía en voz alta lo que pensó durante meses. Esa frase le costó algunos abucheos y hubo ruido en el banquillo de la oposición.

Después mencionó que en el pasado mandato, cuando un concejal de Avante! perdió una subvención importante, Tomás Hermelo no lo había reprobado, trató de ayudarlo, lo mismo que hizo cuando Ánxela Vizoso tuvo problemas con el mercadillo o cuando otro edil de esa formación realizó un referéndum fallido. Por último, anunció que no iba a entrar en votación. Por alegaciones intervino, Tomás Hermelo: "La diferencia es que yo di la cara. Asumí mi responsabilidad en el error que se cometió, usted no lo hace.", concluyó.

Compartir el artículo

stats